Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Las 6 mejores variedades de té oolong para descubrir

Qué es el té Oolong

El té oolong es un té cultivado principalmente en la China y Taiwán. El aspecto de este té, de hojas largas, oscuras y rizadas da origen a su nombre según la Leyenda; oolong significa dragón negro en chino.

El té oolong es un té parcialmente oxidado. Si ponemos el té negro, totalmente oxidado, en un extremo, y en el otro el té verde, sin oxidación, el oolong estaría en medio. Su gama de sabores varía en consecuencia, existen oolongs claros, oolongs oscuros y oolongs verdes, cada uno con sus propias complejidades y aromas.

El té oolong, también conocido como té azul, es un té tremendamente popular en la China.

secando té para hacer oolong

Sabor

El té oolong tiene sabores más bien suaves, más relacionados con el té verde que con el negro. Se caracteriza por aromas frutales o florales, que varían en función de los tipos de tés.

Existen diferentes variedades de té oolong que componen un abanico amplio de sabores. Pueden ser dulces, afrutados y con aromas a miel, o leñosos y espesos con aromas tostados, o verdes y frescos. Las características de su cultivo y estilo de producción dejan una marca ineludible en el té.

Origen

Históricamente, el principal punto de producción de oolong se ha localizado en China, en la región de Fujian, concretamente en el condado de Anxi y en las montañas de Wuyi. Estas están catalogadas desde 1999 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Actualmente, existen cultivos de este té también en Vietnam, Taiwán y la India.

6 de los mejores tés oolong

Los tés Oolong ofrecen sabores envolventes, que van desde dulces y florales hasta ahumados y tostados. Te proponemos los siguientes para empezar.

Gran Túnica Roja (Da Hong Pao), el oolong del emperador

El Da Hong Pao es un té oolong oscuro altamente oxidado. Se trata de un té muy apreciado y a menudo de precios prohibitivos. Se cultiva en las montañas Wuyi, en la provincia china de Fujian.

El té tiene un sabor intenso, poco habitual entre los oolongs, con aromas cálidos y tostados combinados con gustos florales.

Dice la leyenda que un emperador de la dinastía Ming vistió con grandes túnicas rojas a los cuatro arbustos de té con los que se realizó la infusión que curó a su madre.

Diosa de hierro de la Misericordia (Tieguanyin), el té de los monos recolectores

Un té de sabor fresco, enérgico y herbáceo, con un agradable postgusto refrescante. El oolong tieguanyin se cultiva en Anxi, en la parte sureste de Fujian. Según los registros, el cultivo de té de esta zona data de la dinastía Tang (618 d.C.).

Anxi fue nombrada en 1995 la capital del té oolong por el Ministerio Chino de Agricultura.

Según cuenta la leyenda, los monjes budistas de la zona entrenaron monos para cosechar las hojas de las plantas de té que crecían en los escarpados bordes de los acantilados de la zona. Estas hojas escogidas por los monos donde ningún humano se atrevía a pisar servían para fabricar los tés oolong de mayor calidad, reservados únicamente para los emperadores de China.

El oolong más ligero, Pouchong

Considerado el té oolong más ligero, su sabor es solamente un poco más intenso que el de algunos tés verdes. Tiene una fragancia delicada y floral; su ligera oxidación le confiere un sabor dulce y sin astringencia, que permanece en el paladar mucho después de tu último sorbo.

Se cultiva principalmente en Fujian China y en Nueva Taipei, Taiwán.

Oolong de leche (Jinxuan)

El té de jinxuan combina aromas florales con un sabor suave, cremoso y mantecoso, por lo que en ocasiones es comparado con el de la leche. Esto ocurre de forma natural, sin añadir ningún aditivo, aunque existen productores que realizan tés saborizados que imitan la cremosidad del té de jinxuan de forma artificial.

Este té se cultiva a grandes altitudes en Taiwán y Tailandia.

té oolong de hojas enrolladas
Suguri F(すぐり) [CC BY-SA 3.0]

Oolong ahumado de Assam, ahumado pero no tanto

El té de Assam se obtiene de la variante Assamica de la Camellia Sinensis, de hojas más grandes que su prima de China.

Esta es una de las raras variedades de oolong producidas en la India. De sabor suave y malteado, con notas frutales y de tabaco.

La producción de este te sigue los métodos clásicos chinos, pero atraviesa un proceso de ahumado con madera de roble que le otorga un carácter peculiar. A diferencia de otros tés ahumados como el lapsang souchong, el ahumado es más suave y menos picante.

Oolong de Darjeeling, el oolong moscatel

Este té supone un matrimonio bien avenido entre las notas de madera y moscatel típicas de los tés de Darjeeling con los toques aromáticos y florales de los oolong chinos. El resultado es un té con bastante cuerpo, redondo y con matices de orquídeas.

Cómo tomarlo

Dado que hay diferentes variedades de té oolong, no hay una única manera perfecta de preparar tu taza de té. Usa lo siguiente como una guía general y ajusta cada paso según tu gusto y la instrucciones del fabricante.

Paso 1: prepara el té

Siempre que puedas, usa té a granel en vez de bolsas. Normalmente las bolsas agrupan té de menos calidad, con hojas rotas y polvo. Con el té a granel obtendrás mejores sabores.

Usa unas dos cucharaditas de té (~5 g) por cada taza de agua.

Paso 2: prepara el agua

Evita el agua del grifo en la medida de lo posible. Los sabores de cloro, aunque sean leves, afectarán el delicado sabor del té.

Calienta el agua hasta que hierva y dale tiempo a que baje unos pocos grados.

Llena media taza con el agua y deséchala, esto sirve para abrir y limpiar las hojas de té. A continuación, llena la taza.

Paso 3: reposa

Deja infusionar las hojas de té entre 1 y 5 minutos. Puedes ir probando el té para adaptarlo a tu gusto.

Los tiempos de infusionado más largo permiten que se liberen nuevos matices en el sabor, obteniendo un té más rico y con mayor cuerpo.

Lee más sobre el mundo de los tés: