Las mejores infusiones para la anemia

La medicina natural sostiene que algunas hierbas ayudan a tratar la anemia, gracias a su aporte de hierro o a que pueden ayudar a que el hierro se absorba mejor. Ahora bien ¿existe evidencia científica que avale estas teorías?

Lo cierto es que existen algunas investigaciones que han señalado el potencial antianémico de algunas infusiones, aunque muchas de ellas se consumen, la verdad, sin que haya una base científica sólida. Vamos a descubrirlas.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una disminución de la presencia de glóbulos rojos en la sangre o de los niveles de hemoglobina. Merece la pena aclarar que la principal función de los hematíes es transportar el oxígeno a cada uno de los tejidos del organismo.

A pesar de lo que muchos de nosotros creemos, la anemia no es una enfermedad en sí misma sino una manifestación de otras enfermedades que pueden ser graves o no. Por lo general, se asocia a una deficiencia de hierro pero puede generarse, también, debido a una deficiente producción de glóbulos rojos, a la pérdida de los mismos a través de hemorragias o un trastorno de maduración de los mismos debido a déficits de vitamina B12 o folatos, por ejemplo (1).

Cuando se habla de anemia es importante determinar, en un primer lugar, cuál es la causa de la misma y, en segundo lugar, si se padece de forma aguda o crónica.

Entre los síntomas más habituales se encuentran el cansancio, que puede llegar a ser extremo frente a la presencia de una anemia intensa, un color pálido de piel, dolor de cabeza, taquicardia, debilidad capilar o de uñas y dificultades respiratorias.

Frente a la sospecha de que puedes estar padeciendo de anemia, debes acudir a tu médico para obtener un diagnóstico y tratamiento oportunos. Ten en cuenta que las infusiones que se presentarán a continuación pueden aliviar los síntomas pero deben utilizarse solamente de forma coadyuvante.

Infusiones para la anemia

Como hemos señalado anteriormente, la anemia es un síntoma que puede apuntar a un déficit de determinadas vitaminas y/o minerales. Por este motivo, consumir infusiones que aportan dichos componentes o contribuyen a su mejor absorción puede ayudar a aliviar la presencia de la anemia.

Por otra parte, todas las infusiones de esta lista tienen una concentración básica de ácido tánico, una sustancia que actúa dificultando la absorción de hierro. Recordemos que el déficit de hierro es la causa de la anemia ferropénica. Ahora sí, descubramos juntos cuáles son las mejores infusiones para la anemia.

té de menta

Infusión de ortiga

La ortiga es una planta con mala fama debido a que su contacto con la piel puede generar urticaria. Sin embargo, la medicina alternativa la utiliza hace cientos de años para tratar todo tipo de malestares, entre los que se cuentan la diabetes, la hipertensión, el asma y la anemia. De hecho, diferentes estudios han señalado que sería un remedio natural eficaz, al menos en el caso de la anemia (2). Por supuesto, lo más recomendable es consultar con el médico al respecto.

Rooibos

El rooibos es conocido como el «té sin teína» aunque, en realidad, no se trata de un té sino de una tisana. Merece la pena aclarar que los tés provienen de la planta Camellia sinensis, mientras que el rooibos lo hace del arbusto sudafricano Aspalathus linearis.

Al contar con una menor cantidad de taninos que el té, el rooibos no afectaría a la absorción de hierro y, por lo tanto, no colaboraría en el desarrollo de la anemia ferropénica.

Infusión de diente de león

¿Quién no ha soplado alguna vez un diente de león? Se trata de un juego de niños tradicional que todos hemos realizado en algún momento. Si bien los jardineros la consideran una mala hierba, la medicina ayurveda ha encontrado toda clase de utilidades para esta hierba.

Los investigadores han probado que cuenta con propiedades antiinflamatorias y diuréticas y, además, aporta vitaminas A, B, C, D y minerales como el hierro, el sodio y el potasio. El libro Botanical Medicine for Women's Health (3) recomienda el consumo de esta infusión a las mujeres embarazadas para evitar que puedan padecer de la común (y temida) anemia gestacional.

Infusión de perejil

Esta infusión es poco común, lo sabemos, pero nos encanta porque se prepara con un ingrediente común en todas las casas. ¿Quién no tiene perejil en el hogar? De hecho, quizá muchos de vosotros tengáis perejil fresco, si es que tenéis un pequeño huerto urbano.

El perejil se utiliza hace muchos años para combatir la anemia. Se supone que su contenido de vitamina C ayudaría a la absorción de hierro, mineral que también aporta. No obstante, no hemos hallado investigaciones específicas al respecto aunque sí una que menciona que el perejil podría servir para combatir la anemia funcional producida por medicamentos (4).

Infusión de hinojo

El caso del hinojo es similar al del perejil: al aportar vitamina C, ayuda a que el hierro se absorba de manera correcta (5). No obstante, no existen a día de hoy estudios específicos sobre la acción del hinojo sobre la anemia.

Infusión de alfalfa

La alfalfa aporta hierro y vitamina B12. Por otra parte, un ensayo clínico del año 2018 concluyó que el grupo que había consumido alfalfa de manera habitual había mejorado sus niveles de hemoglobina en relación con el grupo de control (6).

Infusión de cola de caballo

La infusión de cola de caballo es muy utilizada por los expertos en medicina natural para tratar la cistitis y afecciones inflamatorias como el reuma o la artritis. Además, se cree que tiene un efecto revitalizante promovido por su contenido de hierro (7).

Infusión de salvia

Se cree que ingerir diariamente la infusión de salvia ayuda a promover la formación de glóbulos rojos. Si bien no hay estudios específicos sobre la infusión, sí se sabe que su extracto sirve a este fin (8).

Nota: si consumes de manera habitual té verde o té negro y piensas que padeces de anemia, suspende su ingesta ya que algunos estudios han señalado que existiría una asociación entre ellos, debido a su contenido de taninos. Consulta con tu médico al respecto.

Como ves, incorporar cualquiera de estas infusiones a tu rutina podría ser una buena idea, aún cuando no padezcas de anemia ya que ayudarían a prevenir esta afección. Si te han diagnosticado anemia, consulta con tu médico sobre la posibilidad de acompañar tu tratamiento con infusiones.

Fuentes:

  1. https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/anemia
  2. https://www.researchgate.net/publication/308264920_Nutritional_and_therapeutic_efficacy_of_Stinging_Nettle-A_review
  3. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780443072772000167
  4. http://www.jipbs.com/VolumeArticles/FullTextPDF/394_JIPBSV5I216.pdf
  5. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/6940487/
  6. https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/biblio-1020852
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4441770/
  8. https://www.researchgate.net/publication/286965272_A_defined_extract_Arhama-Terno_of_sage_flowers_for_the_treatment_of_exhaustion_and_iron_deficiency_anemia_Result_of_a_drug_monitoring_study
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: