Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Todo lo que un chino te contaría sobre el té rojo

Té rojo es el nombre que habitualmente le damos en Occidente al pu-erh, un té procedente de China, con una gran historia, grandes beneficios para la salud y un peculiar pero agradable sabor terroso.

El té rojo es muy apreciado en la Medicina Tradicional China por sus propiedades medicinales como purificador.

El pu-erh se obtiene a partir de la misma planta que el té verde o negro, la Camellia Sinensis, la planta del té; pero tiene un secreto al que debe sus peculiaridades para el gusto y muchos de sus beneficios para la salud: la fermentación. Del mismo modo que ocurre con los vinos y las denominaciones de origen, el cultivo del té rojo cultivo está restringido a zonas concretas y su producción está regida por unas estrictas normas.

una taza de té rojo

El té rojo se presta a algunas confusiones. Si pides uno en España, lo más habitual es obtener una taza de pu-erh, pero si haces lo mismo en Inglaterra, puedes acabar bebiéndote (o devolviendo) una taza de rooibos o hasta infusión de hibisco (Hibiscus sabdariffa). 

Si haces lo mismo en China (o más bien si tu guía lo hace por ti), te van a servir un té negro. Lo que en occidente conocemos por té negro se llama  紅茶, literalmente té rojo, en chino, coreano, japonés y un largo etcétera de lenguas asiáticas. Menudo lío, y todo por el color… rojo.

Su sabor

El sabor del té rojo varía fuertemente en función de su grado de fermentación. Su gama de sabores alcanza una agradable amargura y astringencia en los tés jóvenes y evoluciona a sabores más suaves y complejos en los tés envejecidos. 

Mientras que los tés más jóvenes proporcionan notas florales y de alcanfor, los viejos tienden hacia sabores que se describen como mohosos o terrosos y texturas más densas en la boca.

Si te encuentras sabores ácidos o que te recuerden al pescado, hay que saber que son indicadores de tés de poca calidad.

¿Por qué es rojo?

El té rojo debe su color a un proceso de oxidación y posterior fermentación microbiana a través de la acción de mohos, bacterias y levaduras que puede durar desde pocos años hasta décadas. Durante él, las hojas adquieren un color marronáceo que se transforma en un esplendoroso rojo al infusionar.

El proceso de fabricación del té pu-erh se divide en tres pasos fundamentales.

  1. Recolectar y seleccionar las hojas de la planta del té.
  2. Obtener maocha (hojas secas de té) mediante secado para detener la oxidación.
  3. Fermentar el maocha para obtener el producto final. Cabe destacar que este paso es opcional, su realización o falta de ella da lugar a varios tipos de té pu-erh.

“Matar al verde”: pu-erh crudo y madurado

El proceso de obtención del pu’er da lugar a variedades del mismo con un sabor y propiedades para la salud muy diferentes.

Después de recolectar las hojas de té, estas son tostadas en un gran wok en un proceso llamado “matar al verde” que detiene la actividad enzimática en la hoja y previene la oxidación completa.

Después del tueste, las hojas se enrollan, se frotan y se transforman en tiras para dañarlas suavemente y luego dejadas a secar en el sol.

Una vez seco, el maocha puede consumirse o ser enviado a la fábrica para ser prensado en galletas o ladrillos de pu-erh crudo. Que pueden, o no, almacenarse en las condiciones idóneas para conseguir un pu-erh crudo envejecido.

Un camino alternativo para el maocha es pasar a la fase de fermentación para conseguir un pu’er madurado.

Como con el vino, no todas las clases y calidades de pu-erh son aptas para un proceso de fermentación o de envejecimiento. Existen requisitos ineludibles para que un té mejore con el tiempo o con el fermentado.

Pu-erh crudo (Puerh Sheng): té rojo no fermentado. De sabor más potente, fresco y amargo. El pu’erh crudo puede consumirse directamente o comprimirse en los famosos ladrillos de té para envejecerse (que no fermentarse).

Pu-erh madurado (Puerh Shu): té rojo fermentado mediante el complejo y secretivo proceso Wodui (fermentación apilada). El color de las hojas de té varía a un rojo más oscuro. De sabor suave, terroso y textura más densa. El pu-erh madurado consigue matices sofisticados de sabor que lo hacen altamente apreciado. El coste del té suele ir ligado con los años de fermentación, llegándose a pagar cifras desorbitadas por las hojas más viejas.

Zonas productoras de té rojo

Cultivos de té rojo
Cultivos de té

La producción de té rojo está altamente centralizada en la provincia de Yunnan, en china. Las principales zonas productoras son las Seis Grandes Montañas del Té, conocidas por unas condiciones climáticas que ofrecen unas excelentes condiciones para el cultivo y crecimiento del té.

De forma similar al mundo vinícola con el terroir, se considera que el terreno de cada una de las montañas imprime un carácter especial al sabor del té. Existen otras zonas productoras en la región.

A finales de 2018, el gobierno chino declaró el pu-erh un “producto con indicaciones geográficas”, que vendría a ser una especie de denominación de origen que restringe el uso del término pu-erh para tés producidos exclusivamente en regiones concretas de la provincia de Yunnan.

Aunque Yunnan produce la mayor parte de pu-erh a nivel mundial, existen otras zonas productoras en la misma china, como Hunan o Guangdong, y también en países vecinos como Vietnam, Laos o Burma.

Las calidades de té rojo

Una larga historia y una gran aceptación han creado un mundo complejo alrededor de la degustación y valoración del té rojo. El pu’er se clasifica, habitualmente, en 10 calidades distintas.

Existen varios factores fundamentales para juzgar la calidad del té rojo.

Origen de los arbustos de té

O mejor dicho, de las plantas de las que se extraen las hojas. Las plantas pueden ser cultivadas en plantaciones, asilvestradas debido al abandono de los campos o salvajes. 

Las plantas crecidas en lo salvaje sin intervención humana y con una edad elevada son las más valoradas, ya que se considera que aportan sabores más profundos y complejo, a menudo con notas de menta o alcanfor.

Estación de la recolección

La estación de la cosecha juega un papel importante en el gusto del té. El más valorado es el té de primavera, seguido del de otoño y, finalmente, el de verano. Raramente se recolecta pu-erh en invierno.

Tiempo y calidad del proceso de fermentación

Los tiempos de fermentación largos definen, en parte, una mayor calidad del té. 

Sin embargo, es importante destacar que no todos los tipos de pu-erh aceptarán bien un proceso de fermentación. Por otra parte, existe un tiempo de fermentación adecuado para cada lote, si se supera, la calidad del té decaerá.

No hace falta decir que el proceso de fermentación puede verse afectado por condiciones ajenas al té. Cambios en la temperatura o humedad del ambiente pueden afectar negativamente el proceso de fermentación y dejar gustos desagradables como, por ejemplo, el de pescado seco.

Las propiedades del té rojo

El té rojo se ha usado durante generaciones en la Medicina Tradicional China, y es considerado por esta una planta medicinal. Aunque existen estudios científicos que respaldan los beneficios del té rojo para las siguientes situaciones, no existen todavía a fecha de hoy evidencias concluyente sobre este tema. Para una consulta detallada, acude a un especialista.

Para adelgazar

El pu-erh aporta una serie de beneficios relacionados con la digestión y absorción de grasas que pueden ayudar a perder peso. El té rojo ayuda en la digestión y ayuda a mejorar el estreñimiento gracias a la lovastatina presente de forma natural en las hojas de té. Los antioxidantes y polifenoles también ayudan en la digestión y descomposición de las grasas.

Un estudio reciente demostró la que el té pu'er suprime la producción de grasa en ratas.

La medicina tradicional china considera el pu-erh como un método para prevenir la “humedad interna”. Este término es usado para describir la falta de capacidad del bazo para transformar la energía que le llega de los intestinos.

Este té se ha utilizado tradicionalmente para activar el bazo y para ayudarlo a funcionar correctamente. También es conocido por su capacidad para desintoxicar todo el cuerpo y eliminar toxinas del sistema.

El té pu-erh promueve la producción de epinefrina y norepinefrina, que reducen las reservas de ácidos grasos.

Es aconsejable tomar una taza de pu-erh un rato después de haber comido para ayudar al cuerpo a reducir el exceso de grasa. Si se toma antes de la comida, sus efectos depurativos pueden aumentar el apetito y conseguir, por lo tanto, el efecto contrario al deseado.

Si deseas profundizar, puedes leer este artículo sobre cómo el té rojo te puede ayudar a adelgazar.

Reducir el “colesterol malo”

Un estudio chino realizado sobre ratas en las que se indujo obesidad sugiere que el té rojo puede servir para reducir el colesterol LDL y prevenir enfermedades relacionadas con la obesidad. De hecho, existe una mezcla específica de té pu-erh en Shanghai usada en la medicina tradicional china para reducir el colesterol.

Proteger el corazón

La medicina tradicional ha valorado a lo largo del tiempo los beneficios del pu-erh para la salud. Estudios actuales sugieren que el consumo de té rojo puede servir para reducir la incidencia de desórdenes cardiovasculares gracias a compuestos reductores de lípidos y antioxidantes naturalmente presentes en él.

Reforzar el sistema inmunitario

Dado que el pu’er sufre un proceso de oxidación durante su producción, su contenido en antioxidantes es comparativamente menor que en el té verde o blanco. Sin embargo,sigue siendo un complemento para poner a tono tu sistema inmunitario gracias a su contenido en vitamina C y antioxidantes.

Evitar la formación de tumores y células cancerosas

Existen ya diversos estudios, por el momento sobre animales, que demuestran una relación entre el consumo habitual de té rojo y el freno en el crecimiento de células cancerosas. La Universidad de Kunming demostró en éste los efectos beneficiosos de los componentes del té rojo para atacar células tumorales específicas sin efectos secundarios negativos. Un segundo estudio demostró sus efectos para inhibir la proliferación de células cancerosas.

Los estudios atribuyen este efecto a los polifenoles presentes en el té gracias al proceso de oxidación, que contribuyen a eliminar los radicales libres y detener la producción de células irregulares. Es importante continuar esta línea de investigación para confirmar estos efectos beneficiosos.

Tratar la osteoporosis

Se han obtenido ya algunos resultados primarios que indican efectos beneficiosos del té rojo y la salud de los huesos. Este estudio sugiere una relación entre el consumo de extracto de té rojo y una mejora de los efectos de la osteoporosis en ratas.

tetera negra sirviendo té rojo

Cómo se prepara el té rojo

Paso 1: no te pases con el té

Añade una cucharadita de té rojo por cada taza de agua que pongas en la tetera.

Paso 2: hierve agua

Las temperaturas recomendadas para infusionar el pu-erh varían entre los 95º C para los tés de calidad más básica y entre los 85 - 89º C para los más selectos.

Paso 3: no lo infusiones demasiado

Deja reposar la infusión durante 2 minutos.

Paso 4: hazlo a tu gusto

El té rojo acepta bien edulcorantes o un poquito de limón. Para reducir la astringencia, puedes echarle una nube de leche.

Lee más sobre el mundo de los tés: