Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

¿Cuánta cafeína contiene tu taza de té?

La cafeína es la droga psicoactiva más consumida del mundo, al menos, así lo describe la Wikipedia. A diferencia de otras sustancias psicoactivas, es legal y libre de regulaciones en prácticamente todo el mundo.

El té es, después del agua, la bebida más consumida en el mundo, el café es la tercera. Las dos bebidas son consumidas diariamente por millones de personas de todas las culturas y países del mundo.

Uno de los motivos por los que estas dos bebidas son consumidas es por su efecto energizante, y este es debido a un célebre component presente en los dos brebajes: la cafeína, un estimulante natural presente en algunas plantas.

una taza de té para despertar

El ranking de la cafeína

Hay que empezar diciendo que la única forma de identificar claramente los niveles de cafeína de un café o té es a través de un análisis en un laboratorio.

Según la base de datos de nutrientes del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el ranking de cafeína es el siguiente.

  1. Café (espresso): 212 mg/100g
  2. Té negro: 20 mg/100g
  3. Té oolong: 16 mg/100 g
  4. Té verde: 12 mg/100g

Si eliges tu bebida tan solo por su potencial para quitarte el sueño, la elección es clara: toma café. Generalizando, una taza de café contiene 200mg de cafeína. La misa taza de té negro, considerado uno de los tés con mayor concentración de cafeína, contendría cerca de 60 mg. Vemos que la diferencia es significativa.

Sin embargo, es importante saber que existe cierta controversia sobre si la variedad del té está relacionada con sus niveles de cafeína.

Hasta el momento, los estudios científicos que se han llevado a cabo sobre grandes muestras de diferentes variedades de té no han podido establecer una relación entre la variedad del té y su contenido en cafeína. En un estudio publicado en 2005 en el Journal of Food Science, se encontraron grandes diferencias en las concentraciones de cafeína dentro de un mismo grupo de tés. Un nuevo estudio del 2008 que apareció en el Journal of Analytical Toxicology llegó a conclusiones similares.

Alternativas

Si buscas alternativas sin cafeína en el mundo de las infusiones, recuerda que el contenido de esta sustancia excitante en el rooibos y en la inmensa mayoría de lo que consideraríamos infusiones tradicionales es exactamente zero.

Toxicidad

La cafeína es tóxica únicamente en grandes dosis. Para que te hagas una idea, un adulto debería consumir más de 10 gramos en un día para alcanzar el nivel de toxicidad. Una taza de café contiene entre 80 y 175 miligramos de cafeína, por lo que sería necesario consumir entre 50 y 100 tazas de café.

Factores que inciden en el nivel de cafeína

Tanto dentro del té como del café, podemos encontrar variedades que responden a diferentes métodos de preparación, formas de tomar la bebida o a características de las hojas o las bayas que han sido el origen de la preparación.

Todos estos factores afectan a la cantidad de cafeína que tendrá el preparado resultante. Revisémoslos.

  • Cantidad: de acuerdo, esta es bastante de cajón, la cantidad de café o hojas de té que uses en tu infusión es determinante para el nivel de cafeína. En el caso de los tés, las mezclas de estos con otras plantas para infusiones reducirá su nivel de cafeína. Los tés aromatizados que no supongan reducir el volumen del té en la mezcla tendrán los mismos niveles de cafeína.
  • Tiempo de infusionado: esto aplica fundamentalmente a los tés. Dejar infusionar más tiempo las hojas de té hará que la concentración de cafeína aumente.
  • Temperatura del agua: el líquido caliente hará que se extraiga más cafeína del café o té.
  • El tueste de las hojas de té : más tostado, menos cafeína.
  • La variedad hortícola de las plantas: las plantas de té o café se han seleccionado a lo largo del tiempo buscando las variedades más productivas y resistentes. Esto ha influido también en los niveles de cafeína que sus hojas y frutos tienen. Recuerda que todos los tés se producen de la misma planta, la Camellia Sinensis. De este modo, dos tés negros producido con variedades diferentes podrán tener diferencias significativas en su volumen de cafeína.
  • El tipo de hojas: el té puede ser producido a partir de varias clases de hojas de la Camellia sinensis, de hecho es una de las características que suelen ser tomadas en cuenta para establecer su calidad. Los brotes más tiernos contienen una composición más alta de cafeína, ya que la usan como mecanismo de defensa contra los insectos, a los que están más expuestos.
  • Método de preparación del café: en el caso del café, puede prepararse por percolación (las típicas cafeteras italianas), por goteo (cafeteras de filtro) o en máquina (espresso). Esto afecta el nivel de cafeína, siendo esta más elevada en los espressos.

Para acabar, debes saber que la cafeína afecta de forma diferente a cada persona. El sexo, masa corporal, el metabolismo y algunos factores hereditarios hacen que, como con el alcohol, haya gente más y menos resistente a la cafeína.

Diferencias entre la cafeína del té y la del café

La cafeína está presente tanto en el té como en el café. Sin embargo, los efectos que produce resultan un poco diferentes debido a otros componentes vegetales.

Se cree que la cafeína del té se absorbe de forma más lenta, esto hace que el periodo de efecto sea más largo y a la vez más suave que con el café.

El té contiene teanina, un aminoácido capaz de producir una sensación de relajación. La teanina es un estimulante psicoactivo reductor de la tensión física y mental. En combinación con la cafeína, mejora la capacidad de atención y concentración consiguiendo un estado de “alerta calmada”.

También se han realizado estudios que sugieren que puede tener un papel importante en mejorar la respuesta inmunitaria de nuestro organismo. El estudio identificó niveles de inmunoglobulinas 5 veces mayores en los bebedores de té que en los de café.

La teanina es comercializada por varios fabricantes en forma de bebida, pero mejor tomamos la opción más natural y nos tomamos un té, ¿no te parece?

granos de café dentro de una taza

¿Por qué las plantas producen cafeína?

La cafeína es el producto de millones de años de evolución en el mundo vegetal.

Las enzimas responsables de la creación de la cafeína se encuentran en todas las plantas, pertenecen a un grupo llamado N-metiltransferasas y se encargan de crear un gran número de compuestos diferentes. Algunos para defenderse, otros, como vemos, beneficiosos para los animales que las consumen.

Cuando las hojas de la planta del café caen al suelo, lo contaminan con su cafeína. Esto hace que otras plantas competidoras tengan dificultades germinando en él.

Las plantas de café usan la cafeína para deshacerse insectos depredadores. En concentraciones elevadas, la cafeína es tóxica para los insectos, que es precisamente por lo que estos han desarrollado formas de detectarla.

Las plantas producen néctar para atraer a animales para que esparzan su polen. Cuando los insectos se alimentan de néctar que contiene cafeína, esta los afecta de forma beneficiosa estimulándolos y dándoles energía. Esto hace que el insecto recuerde aquella planta de forma positiva, tienda a volver y, por lo tanto, contribuya en mayor medida a polinizar la planta.

De esta forma, las plantas usan la cafeína como arma para defenderse pero también como un mecanismo de seducción. Son las dos caras de un compuesto químico mágico.

Lee más sobre el mundo de los tés: