Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Bancha, el té japonés cargado de propiedades

plantas de té antes de la cosecha de bancha

Entre los tés verdes japoneses encontramos el bancha con su particular sabor y aroma a paja. Como todos los tés, se elabora con las hojas de Camellia sinensis, sin embargo, en este caso se utilizan las hojas inferiores de la planta, es decir aquellas que se descartan durante la producción de otro famoso té japonés, el sencha.

Así es: esta variedad de té se realiza con las “sobras” de las primeras cosechas de primavera y las últimas del otoño. Por este motivo, el té bancha es económico, aunque no por eso menos sabroso que otras variedades. Continúa leyendo para descubrir todo sobre este particular té verde japonés.

Elaboración del té bancha

Japón es un país pequeño, con pocas tierras para destinar al cultivo. Por este motivo, los japoneses se han convertido con los años en grandes aprovechadores de la materia prima que logran: nada se tira, todo se transforma. Como ya te adelantamos, tras el florecimiento del sencha, se separan las hojas de menor calidad para preparar bancha.

Existe una especia de dicho o leyenda japonesa que dice que, para preparar esta variedad, las hojas deben haber estado en la planta durante al menos 3 años. Por este motivo, se lo denomina el té de los tres años. Sin embargo, no hay datos fehacientes que corroboren esta historia y, a día de hoy al menos, las hojas usadas para preparar bancha no pasan esos 3 años esperando.

Lo que sí es cierto es que las hojas destinadas a este té suelen estar más cerca de los tallos y ser más grandes y gruesas. Además, han estado más expuestas al sol, generando una mayor concentración de taninos que da lugar a una infusión más fuerte con un concentrado aroma a hierba de campo o a paja.

Una vez recogidas las hojas, estas se someten a un proceso de selección mecánico que las separa de tallos y ramas. ¿Una curiosidad? Los tallos y ramas separados no se descartan sino que se reutilizan para preparar otra clase de té: el kukicha, de sabor bastante astringente debido a su gran concentración de taninos.

Luego de la separación, las hojas inician su proceso de oxidación. Por supuesto, al tratarse de un té verde, este será bastante más acotado que en el caso del té negro y finaliza con una cocción al vapor de las hojas sobre bandejas de bambú. Una vez detenida la oxidación, las hojas se dejan secar al aire y al final, se enrollan para adquirir el clásico aspecto del té.

Clases de bancha

Al hablar de bancha no nos referimos solamente a un único té, sino que el mismo engloba tres variedades que difieren bastante en lo que a sabor y aspecto en taza se refiere. Es necesario remarcar que al utilizarse hojas más desarrolladas, el contenido de cafeína de todas las clases de bancha es inferior a las del sencha.

El yanagi es la más ligera de sus variantes. Elaborado con las hojas descartadas del sencha por estar rotas o no cumplir con el formato adecuado (ser planas, por ejemplo), da lugar a un té ligero y sutil. Por su parte, la versión hojicha (6) sorprende con un sabor tostado que no puede sentirse en otras variedades de tés verdes japoneses como el matcha o el sencha.

Por último, hablamos del té más curioso de este grupo: el genmaicha, una combinación de té con granos tostados de arroz que da como resultado una infusión de color marrón profundo y un sorprendente sabor que recuerda a las palomitas de maíz.

una taza de té bancha cargada de propiedades

Qué propiedades tiene el té bancha

Las propiedades del bancha son las de cualquier té verde. ¡Repasémoslas!

  • Antioxidante: el té en general es una buena fuente de antioxidantes. Los tés verdes, por el hecho de haber pasado por un proceso de oxidación breve, contienen una cantidad aún más alta de estos compuestos relacionados con varios beneficios para nuestra salud.
  • Estimulante: el bancha, como todos los tés, contiene cafeína. El contenido de esta no es especialmente alto y sus efectos son más suaves que los del café debido a un componente llamado L-teanina.
  • Posibles efectos anticancerígenos: los polifenoles, unos compuestos antioxidantes del té verde, se están estudiando por sus propiedades para frenar el desarrollo de células tumorales, por el momento existen estudios in vitro y sobre animales.
  • Antidiabético: entre las propiedades del té bancha estaría ayudar a moderar los niveles de azúcar en sangre y mejorar los efectos de la insulina.
  • Desinfectante bucal: el té verde tiene propiedades antibacterianas y su consumo es bueno para dientes y encías.
  • Fortalecimiento de los huesos: beber té bancha puede ser un buen complemento dietético en caso de osteoporosis. Algunos estudios han relacionado su consumo con un aumento de la densidad ósea.
  • Neuroprotector: se cree que el estrés oxidativo está relacionado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas. Un reciente estudio de la Fundación Pasqual Maragall i el Hospital del Mar de Barcelona está analizando las propiedades del té verde, un gran antioxidante, para frenar el deterioro cognitivo.

Como todo hay que tomarlo con medida, aquí tienes más información sobre potenciales contraindicaciones del excesivo o inadecuado consumo de té verde.

¿El té bancha sirve para adelgazar?

Los tés verdes se han vuelto famosos alrededor del mundo por su uso en la medicina natural como complemento de las dietas para perder peso. Si bien no hay estudios específicos que se refieran a la eficacia de esta variedad para adelgazar, es posible inferir que sería útil a tal fin debido a su contenido de polifenoles (7, 8, 9).

Por otra parte, es rico en sustancias antioxidantes, unos compuestos que luchan contra los radicales libres, ayudando a prevenir toda clase de enfermedades degenerativas y crónicas, además del envejecimiento prematuro.

Cómo preparar una buena taza de té bancha

Al igual que sucede con otros tés verdes, es muy importante prestar especial atención a la temperatura del agua. Recuerda que el té verde es muy delicado debido a su poca oxidación. Utilizar agua hirviendo solamente servirá para extraer todo el amargor de las hojas y arruinar las propiedades de tu infusión.

Una buena taza de té bancha se prepara infusionando 3 gramos de té por taza en agua a unos 80/90°C. Otro truco para evitar que amargue es controlar el tiempo de infusionado. No dejes las hebras en reposo por más de dos minutos o lograrás el mismo resultado que con un agua demasiado caliente.

Si te interesa la temática del maridaje de tés, prueba el bancha con un buen plato de mariscos. Verás como su sabor a hierbas se complementa perfectamente con ellos.


Fuentes:

  1. http://www.ippodo-tea.co.jp/en/tea/sencha_index.html
  2. https://www.myjapanesegreentea.com/bancha
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Bancha
  4. https://en.wikipedia.org/wiki/Kukicha
  5. http://www.ujicha.com/english/knowledge/houjicha.html
  6. http://www.ippodo-tea.co.jp/en/tea/hojicha_03.html
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4025876/
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19597519
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3257683/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: