Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Las mejores infusiones para evitar los gases

infusiones para los gases

Las infusiones de ciertas plantas pueden ofrecer un remedio efectivo, natural e incluso agradable al paladar para ciertos males.

Uno de ellos es la aparición de gases; un proceso natural que, en la mayoría de casos, no supone un indicio de ningún problema para la salud pero que resulta molesto e incómodo.

Te recomendamos una selección de infusiones para los gases para que puedas armar tu botiquín, o en este caso tu alacena, con remedios naturales para este problema.

¿Cuántos gases son “normales”?

Según MedlinePlus, un servicio que la U.S. National Library of Medicine ofrece para responder temas relacionados con la salud de forma llana y sencilla, la mayoría de personas expulsan gases en forma de eructos o flatulencias entre 13 y 21 veces por día.

Si se sufre de otros síntomas como dolor abdominal, estreñimiento, diarrea o vómito, es conveniente tratar el tema con un especialista. En algunas ocasiones, la causa subyacente a los gases puede ser algún tipo de intolerancia alimentaria u otros problemas que se deben diagnosticar.

La aparición de gases está relacionada con la ingesta de alimentos. Los alimentos con un contenido elevado de fibra tienden a favorecer su aparición. También la forma en la que se consumen puede aumentar los gases. Comer rápido o consumir bebidas gaseosas son factores que inciden en el volumen de gases generados. 

Cómo detener los gases: los carminativos

Pongámonos técnicos por un momento. Se denomina carminativas a las sustancias capaces de mitigar la aparición de gases en el tubo digestivo y, por lo tanto, frenar las flatulencias.

Los carminativos suelen actuar disminuyendo los procesos de fermentación de los alimentos en la flora intestinal y mitigando los espasmos de los músculos estomacales.

Los gases son un problema común, así que, por supuesto, la industria farmacéutica comercializa numerosos medicamentos carminativos. Sin embargo, existen también muchos remedios naturales que cuentan con propiedades carminativas. Algunos alimentos de origen vegetal como la cebolla, el azafrán o la naranja son carminativos naturales.

Existe una gran variedad de hierbas medicinales con efectos carminativos. Algunas de ellas, además, pueden tomarse en forma de deliciosa infusión y combinan, de este modo, un remedio efectivo con una agradable forma de rematar una buena comida.

Infusiones para los gases

No te costará mucho conseguir infusiones medicinales con propiedades para reducir los gases. Numerosos fabricantes ofrecen marcas comerciales que combinan una o varias de estas plantas en forma de cómodos sobre para la infusión. Podrás localizar la mayoría de ellas en cualquier supermercado. Si tienes dificultades, siempre puedes acudir a tu herboristería favorita.

Té de menta

menta para los gases

La menta (Mentha piperita) es conocida en la medicina popular por ayudar a tratar problemas relacionados con el aparato digestivo. Esta infusión es indicada para favorecer digestiones pesadas y disminuir la aparición de los gases. 

La menta es una de las hierbas con usos medicinales más antiguas. Fue utilizada como remedio por los antiguos griegos, árabes y chinos. Sus aceites esenciales, entre los que se encuentra el mentol, disminuyen la inflamación.

Si sufres de acidez estomacal, debería vigilar el consumo de esta infusión, dado que puede empeorarlo.

Fuentes: Agencia Europea del Medicamento, Enciclopedia de las plantas A. Vogel, PubMed.

Infusión de jengibre

El rizoma del jengibre (Zingiber officinale) es bien conocido en la medicina tradicional de varios países asiáticos por ayudar a combatir las náuseas y los vómitos. Es un ingrediente muy habitual en las preparaciones de medicina ayurvédica.

El jengibre ayuda también a tratar problemas relacionados con la digestión. Su infusión evita la aparición de gases, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y para ayudar a la circulación.

Componentes como el gingerol estimulan los procesos gástricos, facilitando la digestión.

La infusión de jengibre tiene un sabor intenso no apto para todos los paladares. Puedes suavizar su picor con un poco de limón.

Fuentes: Agencia Europea del Medicamento, PubMed.

Manzanilla

La manzanilla (Matricaria recutita) es una de las infusiones de cabecera en multitud de hogares para solucionar dolencias del día a día. 

A menudo se usa para aliviar el estómago, ya que tiene propiedades reparadoras y protectoras de la membrana gástrica. La manzanilla está indicada para las indigestiones, las náuseas y los gases.

Otros usos de la manzanilla incluyen el tratamiento de inflamaciones leves de la piel, la boca o la garganta y el alivio de los síntomas del resfriado. 

Fuentes: Agencia Europea del Medicamento, MedlinePlus.

Infusión de hinojo

infusion de hinojo para los gases

El hinojo (Foeniculum vulgare) es utilizada por la herboristería como una hierba con propiedades diuréticas y carminativas. Esto la hace una de la infusiones para los gases más efectivas.

El hinojo estimula la digestión y contribuye a expulsar los gases, reduciendo la hinchazón y vientre hinchado. Durante la fase digestiva, también actúa frenando los procesos de fermentación naturales de los alimentos y, por lo tanto, la generación de gases. 

También es notablemente usado en el ámbito de la salud infantil, para el tratamiento de los cólicos. 

Fuentes: Scielo, Agencia Europea del Medicamento.

Infusión de melisa

La infusión de melisa (Melissa officinalis) tiene propiedades interesantes para aliviar molestias gastrointestinales leves, como la hinchazón y las flatulencias.

Esta hierba nativa de la región mediterránea produce una agradable infusión, con un intenso aroma a limón. Aparte de sus propiedades digestiva, tiene también efectos relajantes y es un bien inductor del sueño. 

Fuentes: Herbario virtual UIB.

Más allá de las infusiones para los gases

Estas infusiones pueden ayudarte a tratar problemas puntuales de gases.  Si embargo, existen otros factores que te pueden ayudar a reducirlos y que implican cambiar algunos hábitos relacionados con la alimentación.

  • Reducir el consumo de alimentos flatulentos.
  • Reservar el tiempo adecuado para las comidas. Comer lento, masticar correctamente y evitar hablar demasiado.
  • Evitar comer chicle y caramelos. 
  • Incrementar el consumo de agua. Evitar los refrescos, cerveza y bebidas carbonatadas en general.

Si el problema es habitual, deberías valorar seriamente la necesidad de acudir a un especialista para un correcto diagnóstico. Si el meteorismo está, por ejemplo, ligado a una intolerancia a ciertos alimentos, deberás identificar y eliminar esos elementos de tu dieta.


Fuentes:

  1. https://www.saludigestivo.es/enfermedades-digestivas-y-sintomas/meteorismo
  2. https://medlineplus.gov/spanish/gas.html
  3. https://gi.org/patients/recursos-en-espanol/eructos-distension-abdominal-y-flatulencia/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: