¿Sube el té verde la tensión?

Una de las recomendaciones más habituales cuando se padece de hipertensión es minimizar el consumo de té, especialmente de té verde pero ¿sube realmente el té verde la tensión?

A continuación, intentaremos responder a esta pregunta con información científica y, además, te daremos algunos consejos sobre cómo beber el té verde para reducir la posibilidad de que actúe subiendo tu tensión.

¿Qué es el té verde?

Ya lo hemos hablado en artículos anteriores, pero no está de mal recordar las diferencias del té verde con otros tipos de té ya que, justamente, estas características se relacionan con la temática de este artículo.

El té verde se produce, también, con las hojas de la planta del té, la Camellia sinensis. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con otras variedades de té, en este caso las hojas de someten a un proceso de oxidación mínimo.

Al tratarse de un té menos procesado, contiene una mayor cantidad de polifenoles, unas sustancias con potencial antioxidante que luchan contra los radicales libres. Estos últimos son moléculas perjudiciales para la salud ya que pueden generar daño oxidativo en el cuerpo provocando envejecimiento prematuro y toda clase de enfermedades degenerativas (1).

¿Sube el té verde la tensión?

A día de hoy, no es posible responder a esta pregunta con datos 100% concluyentes.

La realidad es que diferentes investigaciones han corroborado los efectos beneficiosos del té verde en la salud, entre los que se cuentan el efecto antibacteriano, antioxidante, antiviral, neuroprotector y reductor del colesterol (2) per no se ha analizado suficientemente al detalle el efecto del consumo de té sobre la presión arterial. Analicemos el estado actual de la investigación.

La mayoría de las propiedades beneficiosas del té verde se deben a su alto contenido de polifenoles, principalmente a los flavanoles y flavonoles, y a su catequina, el epigalocatequina-3-galato (EGCG). En algunos casos, los científicos señalaron que la combinación de la cafeína presente en el té verde con sus antioxidantes sería la responsable de algunos de sus beneficios.

Ahora bien, los resultados obtenidos del análisis de datos ha sido inconsistente. ¿A qué nos referimos? Pues bien, por un lado, determinados ensayos clínicos concluyeron que el consumo de té verde podría reducir el nivel de la presión sistólica y diastólica en comparación con un grupo de control (3).

taza de té matcha con chasen

No obstante, otro experimento (4) señaló que quienes bebieron té verde y negro sufrieron un aumento de la tensión a los 30 minutos de haber tomado la infusión. Cabe destacar que a los 60 minutos, los cambios en la presión no fueron significativos. La conclusión de dicho estudio fue que la cafeína tendría una relación directa con esta respuesta aguda al consumo de té.

De hecho, los diferentes especialistas han analizado la relación de la cafeína con el aumento de la tensión arterial y han determinado que realmente existe una relación directa entre ambas: la cafeína genera un aumento agudo de la tensión arterial en el corto plazo tras el consumo de la bebida (o alimento) que la contiene, incluso en el caso de personas jóvenes y sin antecedentes de problemas de tensión (5, 6).

Entonces, una vez analizados todos estos estudios: ¿sube el té verde la tensión? Lamentablemente, puede suceder dependiendo de la predisposición personal. Si bien la mayor parte de las personas no sentiría esta momentánea subida de la tensión ni se vería afectado por ella, en personas con antecedentes de hipertensión podría generar problemas.

Precauciones al beber té verde

La primera precaución a tomar es que si tienes problemas de tensión, consultes con tu médico sobre tu consumo de té verde y otras variedades de té.

En segundo lugar, en el caso de antecedentes de tensión alta en la familia o, simplemente, si deseas minimizar la subida de tensión para prevenir enfermedades asociadas como los problemas cardiovasculares, se recomienda evitar su consumo de manera asociada a otros alimentos o bebidas que puedan contribuir a la subida de la tensión.

Es decir que deberías evitar beber té verde acompañado, por ejemplo, de alimentos ricos en sodio, ya que al combinar ambos elementos tu tensión arterial tendría una subida aguda y rápida que podría ser negativa para tu organismo.

Por otra parte, puedes consumir el té verde de manera moderada: una taza por día, por ejemplo.

¿Cómo tomar el té verde para prevenir que suba la tensión?

Si nos basamos en los estudios que han relacionado el consumo de cafeína con la subida de la presión arterial, una acción posible sería escoger variedades de té con menos concentración de esta sustancia excitante.

Parece una locura pero es posible. ¿Sabías que, como regla general, cuanto más jóvenes son las hojas de té utilizadas para producir el té verde, mayor contenido de cafeína tendrán? Así, las variedades de café que se elaboran con las yemas y las hojas que las rodean, como el gyokuro, tendrán más cafeína. Un caso particular que se debería evitar es el del matcha, un té en polvo, cosa que hace que se acabe consumiendo la hoja entera y todo su contenido en cafeína.

Puedes optar, en cambio, por el té houjicha, con su clásico sabor tostado, el genmaicha, que destaca por su sabor a arroz tostado, o el bancha, cuya producción se realiza con las hojas de la segunda cosecha y, por lo tanto, tienen menos cafeína.

Por otra parte, es importante que prestes atención a tu consumo de cafeína diario. Los expertos recomiendan no sobrepasar los 300 mg de cafeína por día. Ahora bien, si te gusta comer un trozo de chocolate en algún momento del día, debes tomarlo en consideración a la hora de cuantificar cuanta cafeína consumes.

Por otra parte, puedes infusionar las hojas de té y descartar el primer infusionado. De esta manera, los dos o tres infusionados siguientes contendrán menos cafeína.

Si prefieres minimizar aún más el consumo de cafeína, opta por un té verde descafeinado. ¡Sí, existe! Pregunta en tu tienda de confianza.

Y si sigues con dudas, acércate a tu médico de confianza. Nadie mejor que él o ella podrá guiarte para cuidar tu salud.

Fuentes:

  1. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15640483/
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2855614/
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4150247/
  4. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/10404946/
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2940460/
  6. https://www.health.harvard.edu/heart-health/coffee_and_your_blood_pressure
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: