Té verde: la guía del principiante

El té verde es el rey de las bebidas en muchos países asiáticos. Su consumo comenzó en China hace miles de años y se extendió con el budismo a países vecinos como Corea o Japón.

El té, se consideró en sus inicios una bebida medicinal y se entremezcló con la cultura y las tradiciones de estos países. Más tarde llegó a Occidente a través de rutas comerciales como la famosa ruta de la seda.

El mundo de los tés verdes es rico y complejo. En este artículo, te lo contaremos todo sobre él, desde su producción hasta la mejor manera de preparar una taza en casa.

banner té verde

El sabor del té verde

Empecemos por lo fundamental, los aromas y sabores. La familia de los tés verdes es la más extensa del mundo de los tés. Existen, literalmente, cientos de variedades. 

Englobar toda esta riqueza en una descripción no es fácil. De forma general, podemos decir que el té verde destaca por sus aromas vegetales. Aromas como el heno, la hierba, las flores y las frutas se usan a menudo para describirlos. Su cuerpo tiende a ser ligero si lo comparamos con otros tés como los negros, aunque hay excepciones como el matcha, cremoso y denso.

A menudo se dice de los tés verdes que son refrescantes y limpian el paladar. Esto se debe a que es habitual una suave astringencia y una amargura comedida que, junto su cuerpo ligero, hacen que el té verde resulte fácil de beber.

Variedades de té verde

Ya te lo hemos dicho, hay muchas. Factores como el suelo de cultivo, el clima,el  tipo de plantas, el tiempo de cosecha e innumerables variaciones en el método de elaboración marcan el carácter de cada té.

seleccionando té verde

Té verde japonés

En Japón, el té verde es la variedad más consumida con diferencia. De hecho, casi toda su producción es, justamente, de este té. Veamos a continuación las posibilidades a la hora de beber té verde japonés:

Té verde chino

miniatura jasmine dragon pearls
Nuestro Jasmine Dragon Pearls ECO es un famoso y exclusivo té verde chino.

China produce cerca de dos toneladas de té verde cada año. Si bien cada una de las variedades tiene un sabor particular, en general, el té chino tiene sabor dulce y un aroma que recuerda al tostado o a los frutos secos. Entre sus variedades encontramos:

Té verde coreano

El método de elaboración coreano combina las técnicas china y japonesa. De esta manera, cocina las hojas al vapor para, posteriormente, tostarlas. Entre sus variedades, destacan el Ujeon, un té aromático y afrutado; el Jeoncha, de sabor suave y vegetal; y el Sejak, el té tradicional de Corea.

Por supuesto, existen otros países productores de té verde y grandes consumidores fuera de Asia. En Marruecos, por ejemplo, beben el emblemático té moruno que es un té verde gunpowder a menudo endulzado hasta el extremo.

Producción del té verde

El té verde se elabora, como el resto, a partir de las hojas de la planta de té, la Camellia sinensis (1); sin embargo, se somete a un proceso de oxidación más corto que otras variedades, como el té negro. Por este motivo, cuenta con una mayor cantidad de polifenoles (2), unas sustancias con efectos antioxidantes que pueden proteger al organismo de diferentes enfermedades crónicas y del envejecimiento prematuro.

Durante la fase de oxidación, y, a diferencia de lo que sucede con las hojas cosechadas para té negro, no se las deja marchitar a temperatura ambiente sino que, casi de manera inmediata, se las somete a un proceso de secado.

Este proceso varía según el país donde se lleve a cabo la producción. En Japón, por ejemplo, las hojas se colocan en grandes bandejas de bambú que se ubican sobre agua hirviendo y, así, se las cocina al vapor.

Por el contrario, en China, “se mata el verde”; es decir que se tuestan las hojas en grandes woks ubicados sobre hogueras. Estos dos métodos de cocción frenan la oxidación natural de las hojas y conservan en mayor medida sus propiedades.

Una vez cocidas, las hojas son enrolladas para que las mismas mantengan sus aceites esenciales, además de todo el sabor y el aroma.

Beneficios del té verde para la salud

El beneficio más famoso del té verde es su propiedad para perder peso (3). Diferentes estudios han señalado que el té verde aumenta la termogénesis, el proceso del cuerpo que participa en la quema de grasas. Además, su contenido de catequinas ayudaría a que el hígado sintetizase mejor las grasas, evitando que se acumulasen en el cuerpo (4)

Por otra parte, como ya hemos señalado, el té verde cuenta con sustancias antioxidantes que protegen al cuerpo de diferentes enfermedades al combatir a los radicales libres que generan el estrés oxidativo. Entre estas enfermedades se cuentan el cáncer (5), el colesterol (6) y la diabetes (7).

Pero eso no es todo. La L-teanina presente en el té verde exhibe propiedades relajantes que, según algunos estudios en animales (8), reducirían la ansiedad y la depresión.

¿Sabías que el té verde tiene propiedades antibacterianas? Por esta razón, beber una taza de té verde regularmente podría proteger los dientes de las caries, al combatir las bacterias que las causan (9).

Como ves, el té verde es una bebida que puede ayudar a cuidar tu salud. Sin embargo, también tiene contraindicaciones. Por ejemplo, no se recomienda su consumo durante el embarazo y la lactancia, así como a personas que tengan problemas de insomnio e hipertensión debido a su contenido de cafeína.

banner té verde

¿Cómo preparar té verde en casa?

Elaborar una buena taza de té verde en casa no es difícil. No obstante, el té verde es más delicado que otras variedades y debes tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar que amargue.

Por empezar, debes calcular entre 2 y 4 g de té por taza. Esta cantidad varía de acuerdo al té verde que hayas escogido.

En segundo lugar, es muy importante que no hiervas el agua. Caliéntala a 85°C ya que, al tratarse de un té menos oxidado, es más delicado al calor. Un exceso de temperatura podría amargarlo notablemente.

Otro punto a tener en cuenta es la duración de la infusión. Así como te dijimos que el agua muy caliente puede arruinar el té verde, un infusionado muy prolongado también podría desarrollar el amargor. Deja que el té repose entre 30 y 2 minutos máximo.

Ahora que sabes todo sobre el té verde, no tienes excusas para no prepararlo en casa. Anímate, verás cómo toda la familia disfruta de su riquísimo sabor, además de beneficiarse de sus propiedades para la salud.

Fuentes:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Camellia_sinensis
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15640483
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12972679
  4. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0031938410000703#
  5. https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/diet/tea-fact-sheet#q3
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21715508
  7. https://bmcpharma.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-2210-4-18
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23883567.
  9. https://www.researchgate.net/publication/313995544_Green_Tea_in_the_Prevention_of_Dental_Caries_-A_Systematic_Review_Section_-_Dentistry
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: