Recomendaciones de tés para los amantes del café

Para los amantes del café puede parecer un verdadero disparate sumergirse en el mundo de las infusiones. De hecho, no es extraño escuchar que el té no tiene tanto «sabor» como el café. Sin dudas, esta afirmación es errónea, ya que cada infusión ofrece una experiencia sensorial única.

Ahora bien, si eres una de esas personas que no puede vivir sin su café por la mañana (y quizás alguno más a lo largo del día), continúa leyendo porque te contaremos cuáles son las infusiones que mejor pueden adaptarse a tu paladar.

6 recomendaciones de tés para los amantes del café

Los amantes del café suelen disfrutar con los sabores más intensos y, de hecho, sienten placer al degustar los matices tostados. Por este motivo, hemos seleccionado aquellos tés que más se asemejan en intensidad y toque tostado a un buen café.

Hojicha

Este té verde japonés destaca por el sabor tostado. Merece la pena aclarar que el hojicha se elabora con hojas grandes y gruesas (con una gran proporción de taninos) que se someten a un proceso de secado entre 12 y 20 horas después de haber sido recolectadas.

Para ello, las hojas se tuestan en un tazón de cerámica que se ubica sobre el carbón encendido. Este secado detiene el proceso de oxidación natural y, así, se conservan los aceites esenciales presentes en las hojas.

Ahora bien, el secado influye también en el sabor final que tendrá este té en taza, ya que las hojas adquieren un sabor y aroma tostado.

Es importante señalar que ya a primera vista, el hojicha luce diferente. Esto se debe a que el tamaño de sus hojas y su secado no permite que las mismas se enrollen. Por el contrario, se ven como hojas retorcidas.

En taza, da lugar a una infusión de color rojizo oscuro que puede recordar al café y un aroma ahumado muy tentador. En boca, se nota principalmente el sabor tostado, por encima de las notas vegetales típicas de un té verde.

foto en un café

Genmaicha

Esta curiosa combinación de té y arroz es otra de las mejores propuestas para los amantes del café debido a sus agradables toques malteados, tostados y ligeramente amargos.

El genmaicha se elabora con las hojas inferiores de la Camellia sinensis, al igual que el hojicha, y es también un té verde. No obstante, su sabor se ve enteramente modificado debido a la combinación con el arroz.

Una vez recolectadas las hojas, se someten a una cocción al vapor para evitar la oxidación natural del té. Posteriormente, estas se secan al aire para limar totalmente la presencia de humedad. Una vez secas, se enrollan.

En paralelo, se cuece el arroz y se le da un golpe de vapor, antes de secarlo con aire caliente y saltearlo en grandes tambores donde los granos se caramelizan con su propio almidón. Una vez frío, el cereal se mezcla con las hojas enrolladas de té y nace, así, el genmaicha.

Este té tiene un color marrón oscuro, profundo, que recuerda el tostado al que fue sometido. De hecho, dicho proceso incide en su sabor que muchos describen como «a palomitas de maíz».

Yerba mate

Si bebes café de manera habitual por su aporte de cafeína, ya que buscas mantenerte alerta, la yerba mate puede ser una buena opción. ¿Has bebido mate alguna vez?

Si no lo sabes, la yerba mate es la hierba que mayor cantidad de cafeína posee. Por otra parte, se trata de una infusión bastante amarga. Si disfrutas al beber tu café negro y sin azúcar, no dudes en probarla.

Matcha

Otra de nuestras recomendaciones para los amantes del café que buscan una dosis importante de cafeína en sus bebida es el matcha. Este té verde japonés es rico en cafeína y, por ende, brinda un efecto estimulante similar al café.

En cuanto a sabor, es intenso, terroso y malteado, y su cuerpo es cremoso y aterciopelado. Los expertos sostienen que tiene umami, el quinto sabor que el paladar puede reconocer.

Pu-erh

El famoso té rojo es un té fermentado que tiene interesantes dosis de cafeína. Al infusionarlo, te encontrarás frente a una bebida de color negro con una textura similar a la del café.

Si hablamos del sabor, el mismo puede variar según la fermentación a la que haya sido sometido. Los pu-erh más jóvenes tienen mayor astringencia y amargura, con notas florales, mientras que los más envejecidos tienen sabores más suaves y terrosos.

Té negro Assam

Este té originario de la India tiene un sabor malteado y un cuerpo que recuerda al café. Además, su color en taza es oscuro como el de tu bebida preferida.

Si bien por lo general se consume mezclado (en té de desayuno, por ejemplo), puede ser una interesante opción para quienes desean sumergirse en el mundo tetero.

¿Qué te han parecido estas recomendaciones de tés para los amantes del café? No lo dudes y pruébalas, ¡te enamorarás de sus sabores!

Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: