Kukicha, el té verde japonés bajo en teína

¿Has escuchado hablar del té kukicha? Esta variedad de té verde japonés se prepara con las hojas de Camellia sinensis que, según la leyenda, han estado al menos durante tres años en la planta. Sin embargo, esto no funciona exactamente así hoy en día.

Ahora bien, ¿qué diferencia al kukicha de otros tipos de té japonés? Por empezar, la materia prima que se utiliza para prepararlo. En lugar de seleccionar brotes nuevos u hojas pequeñas, para elaborar kukicha se separan aquellos tallos y peciolos que se descartan al preparar bancha, otro famoso té japonés. De esta manera, esta infusión posee una mayor concentración de taninos siendo más fuerte que sus “primos”: el bancha o el sencha.

Cómo se elabora el té kukicha

El kukicha es originario de Japón, uno de los grandes productores de té verde a nivel mundial a pesar de contar con muy poco territorio para cultivar. De hecho, por este motivo, los japoneses se han convertido en maravillosos aprovechadores de la materia prima. Es decir que no desperdician absolutamente nada (ni hojas, ni peciolos, ni tallos) de las plantas de té.

Así, tras el florecimiento de la planta, se cosechan sus hojas para la preparación de sencha y se separan las hojas de menor calidad para elaborar bancha. En el siguiente proceso de selección, se separan las ramas y peciolos pero no se tiran, sino que se reservan para elaborar kukicha.

Tras la separación mecánica, las ramas y peciolos se cortan e inician un proceso de oxidación controlado y de corta duración. Luego, a la usanza japonesa, se cocinan al vapor sobre bandejas de bambú para detener la oxidación. Tras este proceso, pueden ser sometidos a un tostado o directamente a un secado al aire, para luego enrollarse y adquirir el aspecto del té tradicional.

Un té con apenas teína

Una llamativa curiosidad del kukicha es su mínimo contenido de teína: entre un 0,5 y un 1% de cafeína por taza. 

Esto se debe a que esta variedad se prepara principalmente con peciolos y tallos y una menor cantidad de hojas, que es donde se da la mayor concentración de cafeína de la planta. Así que ya sabes: el kukicha es una buena opción para beber por la noche, durante el embarazo o la lactancia. ¡E incluso para ofrecer a los niños!

Además, merece la pena destacar que su contenido de calcio no es para nada negligible. De hecho, algunas publicaciones señalan que una taza de kukicha contendría más calcio que un vaso de leche. No obstante, no hemos encontrado estudios científicos de peso que corroboren dichos datos.

plantacion de kukicha

El sabor del auténtico kukicha

Al utilizarse principalmente ramas y peciolos, cuya exposición al sol ha sido mayor, la cantidad de taninos de esta infusión es superior a la de otras variedades. 

El té kukicha tiene un sabor astringente, con un llamativo deje a paja en caso de haber sido tostado o a hierba si se ha secado directamente sin tostar. Su color en taza es amarillo-verdoso y su aroma fresco y sutil.

Propiedades para la salud

Al tratarse de un té poco oxidado, cuenta con los mismos beneficios que el té verde. Es decir que, por ejemplo, es rico en antioxidantes. Recordemos que estas sustancias luchan contra los radicales libres protegiendo nuestro organismo de diferentes enfermedades crónicas como el Alzhéimer, los problemas cardiovasculares e incluso, el cáncer. 

Asimismo, sus propiedades antioxidantes prevendrían el envejecimiento prematuro.

Por otra parte, se considera que tiene un gran poder alcalinizante, ayudando a neutralizar la acidez y favoreciendo una buena digestión. Por este motivo, se suele recomendar su ingesta tras comidas pesadas.

El té kukicha es, además, rico en minerales y vitaminas. Su larga permanencia en la planta le ha brindado la oportunidad de almacenar una buena dosis de componentes nutricionales recomendados para el ser humano.

Al igual que el té verde, el kukicha cuenta con un efecto diurético que hace recomendable su inclusión en las dietas para perder peso así como en el menú habitual de aquellas personas con retención de líquidos e hipertensión.

Cómo preparar una taza de kukicha

Ya sea que desees preparar Kukicha tostado o sin tostar, el procedimiento es el mismo. Te recomendamos dejarte aconsejar en tu herboristería de confianza para adquirir la variedad que mejor se adapte a tus gustos.

Ahora bien, para preparar la infusión, debes calentar el agua a 80°. Es muy importante que respetes la temperatura ya que los tés verdes son muy delicados y, frente a agua hirviendo o a gran temperatura, pueden amargarse (recuerda que en un artículo anterior te contamos cómo evitar que un té verde se amargue). Una vez tengas el agua a la temperatura adecuada, infusiona el kukicha durante dos minutos.

Déjate sorprender por el sabor sutil y diferente del kukicha. Verás cómo este té japonés no te deja indiferente tanto por su sabor como por su aporte nutricional y beneficios para la salud.


Fuentes:

  1. https://www.myjapanesegreentea.com/bancha
  2. https://nccih.nih.gov/health/antioxidants/introduction.htm
  3. https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/435703/nutrients
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: