Hojicha, el té tostado japonés

Tiempo atrás, hablamos de Japón y su té verde, ¿te acuerdas? En ese momento, te contamos que esta variedad es la bebida más común y cotidiana del país oriental. De hecho, cuenta con un interesante abanico de variedades, entre los que se encuentra el hojicha o té tostado japonés.

Introducido por los monjes budistas durante sus peregrinajes desde China, el té verde es parte intrínseca de la cultura japonesa. Si bien, quizá, la variedad más famosa sea el matcha, debido a su uso en la tradicional ceremonia del té, existen muchos sabores que merece la pena conocer. Entre ellos, el hojicha, una variedad de bancha que destaca por su sabor más intenso.

¿Qué es el hojicha?

Como ya señalamos, se trata de un té verde de la variedad bancha. Recordemos que el bancha se elabora con las hojas inferiores de la planta del té, la Camellia sinensis.

Estas hojas se encuentran cerca de los tallos y son descartadas cuando se produce otra variedad de té verde, el sencha. Al haber tenido una mayor exposición al sol, las mismas albergan una enorme dosis de taninos que influye en su sabor.

Ahora bien ¿y qué es particularmente el hojicha? Pues es una variedad de bancha que destaca de los demás por su tostado. Este proceso le otorga un sabor sumamente particular que lo diferencia de otras variedades de té verde japonés.

Historia del té hojicha

Al inicio de este artículo, mencionamos que el té verde llegó a Japón de la mano de los monjes budistas. Poco a poco, el consumo aumentó, así como también la exportación. Y, posteriormente, la recolección manual de hojas se modernizó a través del uso de maquinarias.

Justamente, este cambio en la elaboración de los tés fue fundamental para la creación del hojicha. El uso de las grandes maquinarias tenía una enorme desventaja: se desaprovechaban muchas partes de la cosecha, como los tallos, las ramas y las hojas grandes.

preparando hojicha virtiendo agua en una tetera

Así, cuenta la historia que en 1920 un comerciante de la ciudad de Kyoto decidió recoger los residuos y hacer té con ellos, asándolos primero sobre carbón. El hojicha había nacido.

En la actualidad, el hojicha es cada vez más popular en Japón. De hecho, es posible encontrar hojicha (entendiendo el concepto como té tostado) realizado a partir de té sencha y kukicha, e incluso una gran variedad de postres con sabor a este té.

Elaboración del hojicha

Al tratarse de un té verde, la elaboración del hojicha incluye un proceso de oxidación natural leve. En primer lugar, se recolectan las hojas inferiores de la Camellia sinensis en la primavera. La cosecha se lleva a cabo específicamente tras Hachijuhachiya, es decir aproximadamente en mayo, siendo así el té de la última cosecha de la temporada.

En ese momento, se recolectan todas las hojas de té y se clasifican para, así, elaborar diferentes variedades de té. Mientras las hojas superiores se separan para hacer sencha, las inferiores que destacan por ser más grandes y gruesas se utilizan para preparar hojicha.

Cabe mencionar que su grosor impide que las mismas se enrollen como otras variedades de té y, justamente, esto le dará otra distinción al hojicha en comparación con el sencha, por ejemplo.

Entre las 12 y las 20 horas tras la recolección, las hojas se someten a un proceso de secado que detiene la oxidación natural y, por ende, ayuda a que las hojas mantengan sus aceites esenciales y sus polifenoles (sustancias antioxidantes).

El proceso más extendido para secar las hojas es la cocción a vapor. Las hojas se extienden sobre bandejas de bambú que se colocan sobre hogueras con cuencos de agua y se someten al vapor durante un máximo de 20 segundos. Este método permite que las fibras de las hojas se suavicen y liberen el verdadero sabor del té.

En el caso específico del hojicha, las hojas se colocan luego en un tazón de cerámica ubicado sobre carbón encendido. Así, se procede a un procedimiento de tostado sobre fuego alto que afectará tanto al color de las hojas, como a su aroma y sabor e, incluso, a su contenido de teína.

Sabor del hojicha

Antes de analizar a qué sabe el hojicha, también conocido como houjicha, debemos hacer una mención a cómo luce. Las hojas son marrones con toques rojizos, debido al calor al que son sometidas en el proceso de tostado.

A diferencia de otros tés, no adquieren una forma de aguja sino que se observan en forma regular de hojas retorcidas o como tallos tostados.

En taza, el licor tiene una apariencia que puede recordar al café aunque con un tinte más rojizo y un aroma ahumado que reconforta el alma. Ya en boca, se percibe un sabor tostado que apaga el clásico resabio vegetal del té verde. Es posible, incluso, detectar toques acaramelados que se deben, también, al tostado.

Beneficios para la salud del té hojicha

Al tratarse de un té verde, el hojicha contiene una gran cantidad de polifenoles, unas sustancias con actividad antioxidante que combaten los radicales libres, es decir unas moléculas que pueden dañar a las células y generar diferentes enfermedades, además del envejecimiento prematuro.

Por otra parte, como todos los tés, y especialmente los verdes, favorece la digestión, lucha contra el colesterol y mejora la absorción de azúcares. Sin embargo, no hay datos científicos que se refieran exclusivamente a esta variedad.

Por último, merece la pena destacar que el hojicha es, normalmente, un té bajo en teína. El procedimiento de tostado descrito anteriormente reduciría los niveles de cafeína, haciendo que el hojicha sea apto para beber en cualquier momento del día e, incluso, por niños. En un estudio llevado a cabo en Japón, corroboró que el hojicha tiene un nivel de cafeína inferior al de otros tés (4).

Cómo preparar una taza perfecta de hojicha en casa

Si has tenido la suerte de conseguir un poco de hojicha, no lo dudes y sigue nuestros consejos para obtener el té perfecto.

Tradicionalmente, se prepara en un infusor yousu o en una tetera gaiwan; no obstante, puede utilizar cualquier tetera que tengas en casa o, incluso, una olla. Recuerda que lo más importante es que las hojas tengas suficiente espacio para moverse en el agua y liberar, así, su sabor, aroma y color.

Ingredientes

Elaboración

  1. Calienta el agua a entre 80 y 85 °C.
  2. Apaga el fuego y coloca dentro del agua las hojas de hojicha.
  3. Deja que infusione entre 3 y 5 minutos según tu gusto. Un infusionado más corto dará como resultado un té más fresco mientras que con uno más largo obtendrás una infusión más compleja y fuerte.

Nota: puedes reinfusionar las hojas dos veces más y en cada oportunidad, apreciarás diferentes matices del té tostado.

Anímate a probar el hojicha, un té verde bastante nuevo que ha conquistado los corazones y los paladares japoneses. Sin duda, conquistará también el tuyo.

Fuentes:

  1. www.ippodo-tea.co.jp/en/tea/hojicha_03.html
  2. https://hojicha.co/pages/history-of-hojicha-roasted-green-tea
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Houjicha
  4. https://www.jstage.jst.go.jp/article/cha1953/1996/83/1996_83_21/_pdf
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: