Todo lo bueno de la infusión de ajo

¿Has probado alguna vez la infusión de ajo? Seguramente no. De hecho, nos atrevemos a imaginar que crees que nos hemos vuelto locos. Pero no es así.

Esta reconfortante bebida tiene diferentes beneficios para la salud que podrían ser de tu interés, si te animas, claro, a pasar por alto su fuerte sabor ¿Te ha picado la curiosidad?

La planta de ajo

El ajo, o Allium sativum (1), es una planta perenne que puede alcanzar los 30 cm de longitud. Se cree que su origen es Asia; no obstante, las informaciones no son 100% fehacientes.

Destaca por sus hojas planas y delgadas, y sus raíces profundas (pueden alcanzar más de medio metro de profundidad). Famosa por su bulbo de piel blanca dividido en dientes, se ha convertido en una planta muy utilizada en la gastronomía.

¿Una curiosidad? Al ser cosechado, el ajo tiene un olor muy penetrante que se debe al disulfuro de alilo y a la alicina, dos compuestos que le otorgan algunas de sus propiedades para la salud.

te de ajos

Propiedades para la salud de la infusión de ajo

¿Sabías que en la Antigua Grecia se utilizaba el ajo para fortalecer el sistema inmunológico y tener buena salud?

En la actualidad, mucha gente recomienda comer un ajo crudo cada día para cuidar la salud cardíaca y mantener a raya las enfermedades cardiovasculares. Pero ¿qué hay de cierto en esta teoría? A continuación, te contamos por qué deberías incluir la infusión de ajo en tu dieta.

Reduciría los niveles de colesterol LDL

Algunas investigaciones en animales (2) han encontrado que el extracto que se encuentra dentro del ajo ayuda a combatir la presencia de colesterol «malo» o LDL, es decir a disminuir sus niveles.

Además, quienes tienen el colesterol alto pueden lograr una reducción de cerca del 15% al consumir ajo o sus preparaciones (3). Así que ya sabes: si tienes el colesterol alto, prepárate una infusión de ajo.

Propiedades antibacterianas

Los expertos han determinado que el ajo tiene un efecto antibacteriano (4) que podría servir para combatir la halitosis y otras enfermedades bucales, además de ayudar a eliminar las bacterias dañinas del tracto digestivo.

Aporta nutrientes al organismo

A pesar de su pequeño tamaño, el ajo es fuente de diversos nutrientes como vitaminas B6 y C, manganeso, selenio y fibra (5).

Aumenta las defensas

Un ensayo clínico del año 2014 (6) estudió la respuesta inmunológica de dos grupos de personas: uno, consumidor de ajo y otro, de control. Tras 12 semanas, los resultados señalaron que quienes consumían regularmente ajo habían padecido un 63% menos de resfriados que quienes consumían el placebo.

Por otra parte, la duración de los síntomas del resfriado disminuyeron en un 70%. ¿A qué esperas para incluir esta infusión en tu rutina?

Cuida la salud cardíaca

Lo adelantamos al inicio de este apartado y aquí está la respuesta: diferentes investigaciones han encontrado que los compuestos del ajo actúan reduciendo la presión sanguínea (7, 8), uno de los grandes marcadores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares (9). Así que sí, la infusión de ajo ayuda a proteger tu corazón.

Propiedades antioxidantes

El estrés oxidativo es generado por los radicales libres (10) y genera toda clase de enfermedades desde el envejecimiento prematuro hasta los problemas cardiovasculares, el Alzheimer e, incluso, el cáncer.

El ajo tiene compuestos antioxidantes (11), unas moléculas que luchan contra los radicales libres para evitar el daño oxidativo. De hecho, se ha probado que sus antioxidantes logran una disminución del estrés que producen los radicales libres (12).

Mejora la resistencia física

En la Antigua Grecia, los deportistas consumían ajo para cuando debían competir. Si bien hay pocos estudios al respecto, los que existen explican que podría mejorar la capacidad al hacer ejercicio, mejorar la resistencia (13) y disminuir la fatiga (14). No obstante, los datos no son concluyentes (15). 

Aumenta los valores de estrógeno

Uno de los principales problemas femeninos durante y tras la menopausia es la pérdida ósea. Pues bien, se cree que consumir ajo aumentaría los valores de estrógeno y, de esta manera, se evitaría la pérdida ósea asociada (16, 17).

Cómo preparar una infusión de ajo

Las recetas para preparar esta infusión son muy variadas y dependen, por supuesto, de tus gustos. Si te gusta mucho el sabor del ajo, puedes preparar una infusión más cargada mientras que si no eres fanático del mismo, lo mejor es que optes por una versión más diluida.

Ingredientes

Elaboración

  1. Hierve el agua.
  2. Incorpora el ajo picado.
  3. Deja decoccionar 5 minutos.
  4. Si deseas añadir el jengibre, este es el momento de hacerlo. Introdúcelo en trozos pequeños o rallado. Deja cocinar otros 5 minutos.
  5. Apaga el fuego y deja reposar 10 minutos más.
  6. Cuela y sirve. Puedes agregar un chorro de zumo de limón o miel.

Como ves, son muchos los beneficios que puedes obtener de incluir la infusión de ajo en tu dieta habitual. ¿Te hemos convencido para que la pruebes?

Fuentes:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Allium_sativum
  2. https://diagnosticpathology.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13000-015-0322-0
  3. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/8169881/
  4. https://www.ajol.info//index.php/bajopas/article/view/100050
  5. https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/169230/nutrients
  6. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25386977/
  7. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16335787/
  8. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19060427/
  9. https://www.msdsalud.es/cuidar-en/hipertension-arterial/hipertension-arterial-enfermedad-cardiaca.html
  10. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-04622006000200010
  11. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11238796/
  12. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16335787/
  13. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15881870/
  14. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17955479/
  15. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23713527/
  16. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23039014/
  17. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16619371/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: