Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Té blanco o té negro, ¿cuál es más saludable?

mejor te blanco o te negro

¿Sabías que la misma planta, la Camellia sinensis, es la base de la elaboración de té negro, té blanco y, de hecho, cualquier tipo de té? Pues sí. Lo que verdaderamente diferencia a los tés es el proceso por el que las hojas de esta sorprendente planta pasan durante su elaboración.

Este proceso de elaboración afecta no solamente a los sabores y aromas de los tés, también incide sobre sus efectos sobre la salud. Si buscas una infusión saludable para comenzar la jornada con energía, las dudas pueden asaltarte. ¿Cuál es la bebida más saludable? ¿Es mejor beber té blanco o té negro?

Qué marca la diferencia entre el té blanco y el té negro

Para preparar té blanco, suelen recolectarse sólo los brotes más jóvenes de forma manual. La materia prima usada para la elaboración de té negro es más diversa e incluye hojas maduras, aunque los tés de más calidad también usan una buena parte de brotes tiernos.

El principal responsable de las diferencias entre el té blanco y el té negro es el proceso de oxidación (o mejor dicho, la falta de éste). 

El proceso de oxidación se detiene prácticamente de inmediato cuando se elaboran los tés blancos. Para conseguirlo, se pasan los brotes por una suave cocción, habitualmente usando vapor. Por su parte, el té negro es sometido a un proceso de oxidación controlada más largo antes de secarlo para detenerlo. Así, se obtiene un té más intenso en boca y con mayores niveles de cafeína.

¿Es mejor el té blanco o el té negro para la salud?

El té es, en general, una bebida saludable.

Una de las razones es que es una de las principales fuentes dietéticas de flavonoides, unas sustancias con propiedades antioxidantes que actúan luchando contra los radicales libres (1). Los radicales libres son moléculas que pueden llegar a generar daño celular, provocando envejecimiento prematuro o incluso, algunas enfermedades de gravedad como el cáncer o los problemas cardiovasculares.

Como es normal, existen algunas características compartidas relativas a los beneficios para la salud del té blanco y el té negro, pero algunas diferencias derivadas de sus distintos procesos de elaboración. Descubrámoslas.

Protección contra enfermedades

Las hojas de Camellia sinensis son ricas en flavonoides, unos compuestos de la familia de los polifenoles que se dan de forma natural en las plantas y que tienen propiedades antioxidantes.

Estas sustancias ayudarían al cuerpo a luchar contra moléculas dañinas que podrían provocar toda clase de enfermedades, desde cardíacas hasta cerebrovasculares e incluso, cáncer.

Diferentes estudios han señalado que el proceso de oxidación al que se somete a las hojas de té produce una disminución en la concentración de polifenoles (2). Es decir que aquellos tés más procesados tendrían una concentración menor de esta sustancia que los menos procesados.

Este es uno de los motivos por el que té poco oxidado como el verde o el blanco se hayan popularizado como bebidas saludables. El té blanco, al ser menos procesado que el negro, tiene mayor contenido de flavonoides y por ende, un poder superior para:

  • Reducir la tensión arterial, uno de los marcadores de riesgo de las enfermedades cardíacas. (3)
  • Disminuir el riesgo de accidentes cerebrovasculares.
  • Actuar sobre la glucosa, ayudando a prevenir o controlar la diabetes mellitus de tipo 2. (4)
  • Reducir el riesgo de cáncer, entre ellos de pecho, próstata, colorrectal y gástrico. (5

Si bien estas propiedades serían superiores en el té blanco, eso no significa que no puedas beneficiarte de ellas bebiendo té negro, si es de tu preferencia. El té negro también contiene polifenoles, pero en menor concentración.

Ralentizamiento del envejecimiento prematuro

Esta propiedad viene de la mano de la anterior. Los flavonoides, que nos protegen contra enfermedades, actúan también ayudando a detener el daño oxidativo y ralentizando el envejecimiento prematuro.

Uno de los resultados más ostensibles son los efectos sobre la piel. Se considera que el té blanco tendría beneficios para la piel, ayudándonos a mantenerla más tersa, saludable y juvenil.

plantas de té

Reducción del riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson

La ingesta habitual y regular de cafeína se ha relacionado con una posible reducción del riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson. 

De este modo, beber té en general, pero sobre todo negro, que suele caracterizarse por una mayor concentración de cafeína, podría actuar como una protección contra esta enfermedad. (6)

Bajar los niveles de colesterol

Hace años que estudios científicos analizan la relación entre el consumo de té y la reducción de los niveles de colesterol “malo”. De hecho, se ha comprobado que la ingesta de té negro ayudaría a disminuir el colesterol LDL y el total. (7)

Aunque no existen estudios específicos sobre el té blanco, su base de actuación podría ser la misma.

Perder peso

A menudo se recomienda el té como complemento a dietas para adelgazar. Esto se debe a que a lo largo de los últimos años diferentes investigaciones han sugerido que beber té verde o negro puede mejorar la tolerancia a la glucosa, acelerando el metabolismo y por ende, actuando como un aliado en la pérdida de peso. (8)

Una investigación de laboratorio publicada en 2009 concluyó que el té blanco podía estimular la ruptura de células grasas y evitar que se formasen nuevas. (9)

Protección dental

Específicamente hablando del té blanco, se cree que sus catequinas, taninos y contenido de flúor actuarían como protectores del esmalte dental, ayudando a los dientes a luchar contra bacterias e inhibiendo el crecimiento de la placa dental. (10)

Contenido de cafeína

Como ya hemos mencionado, el método de elaboración influye sobre la cantidad de cafeína total de cada tipo de té. Así, el proceso de fermentación al que es sometido el té negro influye directamente en su mayor contenido de cafeína, teniendo aproximadamente 20mg/100g, según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. (11)

Por supuesto, la cantidad de cafeína se ve influida también por el tiempo de infusión y otras variables como la zona de cultivo y el tipo de hoja. (12

El té blanco, por su parte, suele considerarse un té menos intenso, tanto en sabor como en concentración de cafeína.

Por lo tanto, si deseas reducir tu consumo de cafeína diario, la mejor opción sería beber una taza de té blanco en lugar de una de té negro. Por el contrario, si buscas aumentar tu estado de alerta, la cafeína del té negro puede sentarte bien.

¿Té blanco o negro?

Como ves, beber té puede ser muy beneficioso para tu salud. Da igual si optar por una taza de té blanco o una de té negro, cada variedad te aportará propiedades que pueden ayudarte a mantenerte en forma y saludable. 

¿Nuestra recomendación? Bebe té. De cualquier tipo. Tu salud de lo agradecerá.

 

Fuentes:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5465813/
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3831543/
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30513729
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5727842/
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6562590/
  6. https://medlineplus.gov/druginfo/natural/997.html#Action
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14519829
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19932867
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19409077
  10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26647101
  11. https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/344294/nutrients
  12. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/jsfa.2206
  13. https://www.sciencedaily.com/terms/white_tea.htm

Lee más sobre el mundo de los tés: