Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

La historia de aventuras detrás del té Assam

té Assam

La historia del té está repleta de leyendas, hechos históricos y anécdotas. La del té Assam, concretamente, contiene un explorador escocés, un pacto con una tribu local, muerte y éxito durante los tiempos álgidos del Imperio Británico. ¿Qué te parece? Da para una serie, ¿no?

El té de Assam es apreciado por su sabor y cuerpo intensos. De hecho, es más famoso de lo que crees, ya que es un ingrediente fundamental de muchas de los clásicos breakfast teas británicos. Acompáñanos a conocerlo.

¿Qué es el té Assam?

El Assam es un té negro cultivado y elaborado en India, concretamente en la región a la que debe su nombre: Assam.

El Estado de Assam es un gran productor de té. El cultivo se produce a muy baja altura, prácticamente a nivel del mar. Los tés resultantes destacan por su cuerpo y vivacidad y sabores malteados y que recuerdan al cacao. Sus infusiones suelen resultar en colores fuertes y brillantes.

Un hecho diferencial del té Assam es que se elabora (aunque, como en todos los tés, entran en juego mezclas de plantas y variedades) a partir de una variedad concreta de planta de té: la Camellia sinensis var. Assamica. Esto marca un carácter diferente del de la mayoría de tés, por ejemplo chinos, que utilizan la Camellia sinensis var. sinensis.

Una planta de té especial: Camellia sinensis var assamica

La región de Assam da su nombre a la variedad assamica del arbusto de té (Camellia sinensis assamica). Se cree que la planta se originó en la encrucijada entre el Tíbet, el sudoeste de China e Indo-Burma. Actualmente es común en la India y en la provincia China de Yunnan.

Esta variedad puede crecer hasta triplicar el tamaño de su prima china. Sus hojas son más grandes y anchas, brillantes y de un color verde oscuro. Está acostumbrada a los climas tropicales y subtropicales, donde medra con la humedad y las temperaturas cálidas.

Los tés elaborados a partir de esta variedad suelen dedicarse a la elaboración de tés negros, aunque en Yunnan también se fabrican deliciosos pu-erhs y tés blancos. 

El sabor de Assam

Los tés negros de Assam son famosos por su sabor intenso y malteado y sus infusiones oscuras y con cuerpo rotundo. Esto los hace ideales para las archiconocidas mezclas británicas como el English Breakfast o Irish Breakfast. También lo podemos encontrar como base para el famoso té chai, que incluye especias y leche.

En definitiva, los tés negros de Assam ofrecen una base potente y sólida que acepta bien combinaciones con otros elementos.

cargando té de Assam

Una historia de aventuras

La historia dice que, por allá en 1823,  Robert Bruce, un explorador escocés, se fijó en la existencia de unas plantas similares a las de té durante uno de sus viajes a la ciudad de Rangpur, en Bangladesh. 

A través de las gentes locales, entró en contacto con la tribu de los singhpos, que le mostraron cómo consumían una infusión a partir de las hojas de esa planta. Bruce hizo un trato para que le facilitasen semillas y hojas de esta misteriosa planta para poder estudiarla.

Desgraciadamente, Bruce falleció unos años después de estos hechos, sin llegar a ver el resultado de sus esfuerzos, pero su hermano Charles envío las muestras a los jardines botánicos de Calcuta, donde las clasificaron como una variedad de té y la bautizaron como Camellia sinensis var. assamica. ¡El té Assam había nacido! Bueno, mejor digamos que había sido descubierto por los occidentales.

La Assam Tea Company fue la primera empresa que nació para explotar el cultivo de esta nueva variedad de té. La compañía creció, nuevas surgieron y el negocio del té se expandió hasta juntar más de 160 plantaciones de té.

La Compañía Británica de las Indias Orientales, como parte de la administración colonial,  tomó cartas en el asunto y creó un comité de expertos en 1834 para valorar el potencial del mercado del té en Assam. Esto llevó a la transformación de la agricultura de la región para enfocarla al cultivo del té.

La administración importó métodos de cultivo y manufactura de té chinos que desplazaron a los tradicionales de Assam. En un primer momento, incluso se usaron semillas de la variedad china de la planta de té, aunque después de un periodo se consiguió una hibridación con la planta local mejor adaptada a las condiciones de Assam. 

El lugar

Assam es la segunda mayor región productora de té del mundo, después del sur de China. Aunque su nombre está irremediablemente relacionado con sus famosos tés negros, también se produce, en bastante menor cantidad, tés verdes y blancos.

La zona se caracteriza por su clima tropical, con abundantes lluvias y temperaturas cálida que alcanzan los 40ºC durante el día, que convierten a la región en una de las más aptas del mundo para la producción de té.

Los terrenos son arcillosos y con poca elevación. El cultivo de té de Assam se produce prácticamente al nivel del mar.  

Assam se encuentra en el nordeste de la India. El gran río Brahmaputra lo cruza de este a oeste y baña los suelos de un fértil valle guardado en el norte por las montañas del Himalaya.

Es una zona rica en biodiversidad, que alberga algunas especies en peligro de extinción como el rinoceronte indio. El Parque Nacional de Kaziranga reúne al mayor número de ejemplares de esta especia que quedan en el mundo.

Rinoceronte Indio en Kaziranga, Assam.
Foto: Yathin S Krishnappa CC BY-SA 3.0

Proceso de elaboración

En la región se producen distintas variedades de té, pero si por algo es célebre es por ser la cuna de los grandes tés negros de Assam.

Las hojas de té se cosechan en dos tiempos distintos, el primero de ellos a finales de marzo. La segunda cosecha, que se produce unas semanas después, es considerada de mayor calidad por los agricultores locales, ya que los brotes cosechados producen tés con más cuerpo y con sabores más dulces. 

Después de su recolección, las hojas frescas de té se dejan marchitar para reducir su humedad. Con esto, los componentes volátiles como la cafeína y los sabores se empiezan a intensificar. Una fase de marchitamiento corta hace que las hojas sean más verdes y retengan sabores vegetales, una larga intensifica los aromas y oscurece las hojas.

Después de esto, las hojas pasan a una fase mecánica donde son enrolladas. Esto hace que las hojas exuden sus aceites esenciales y la savia, intensificando su sabor. 

Para elaborar variedades negras de té, las hojas pasan por un proceso de oxidación más largo. Es en esta fase donde se desarrollan e intensifican los compuestos químicos relacionados con los sabores. Los aromas y sabores cambian totalmente  entre las variedades con poca y con mucha oxidación. Las hojas se dejan reposar en condiciones controladas de temperatura y humedad hasta que se logra el grado de oxidación deseado.

Finalmente, para asegurar su conservación, las hojas de té se secan con delicadeza. 

Prepárate una buena taza de té Assam

Aunque el Assam suele acompañar el desayuno de muchas familias inglesas, es un té todoterreno. Cumplirá tus expectativas siempre que te apetezca un té intenso y con cuerpo. Su sabor malteado es reconfortante tomado caliente y su amargor refrescante si lo tomas frío.

A diferencia de otros tés más delicados, el té Assam resulta también una buena elección cuando quieras acompañar una comida o merienda. Cuenta con el carácter suficiente para no pasar desapercibido en ninguna situación.


Fuentes:

Lee más sobre el mundo de los tés: