Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

¿Té verde o té blanco? Diferencias y similitudes

te verde o te blanco

Es más que probable que conozcas bien el té verde. Por el contrario, el té blanco es bien conocido entre los amantes del té pero, por varias razones, no se ha popularizado entre el gran público.

En las últimas décadas, el té verde ha sido objeto de numerosos estudios, que le han hecho ganar popularidad como bebida saludable. Por su lado, las grandes propiedades antioxidantes del té blanco lo están convirtiendo en una bebida de moda. Cada vez es más fácil encontrar tés blancos en las estanterías de los supermercados, aunque si calidad a menudo deja bastante que desear.

Tanto la familia de los tés blancos como la de los verdes se compone de múltiples variedades. Las diferencias en la elaboración y en la materia prima usada consiguen sabores muy distintos dentro del mismo grupo. En este artículo, vamos a hacer un esfuerzo para generalizar e identificar las principales diferencias y similitudes para saber si se trata de té verde o té blanco.

¿Té verde o té blanco? En qué se parecen y en qué no

El blanco y el verde son variedades de té que pasan por un proceso de oxidación bajo durante su elaboración. Esto hace que, en algunos casos, diferenciarlos requiera un paladar un poco más experimentado en el mundo del té. Ahora bien, ¿qué tienen en común y qué diferencia a estas dos sabrosas variedades de té? 

Materia prima

Tanto el té verde como el té blanco se elaboran a partir de las hojas del arbusto de té, la Camellia sinensis. En algunos tipos de té, además, se usan varietales específicos de esta planta, como por ejemplo la Da Bai en el caso de los tés blancos. Esta es famosa por el gran tamaño de sus brotes.

Habitualmente, la cosecha de las hojas para producir té blanco se realiza antes que para las variedades verdes. Se recogen los brotes cuando todavía no están del todo abiertos. Estos cogollos están recubiertos de fibras vegetales que se asemejan a pequeños pelos.

Las hojas para elaborar té verde se recogen una vez están abiertas. Los brotes principales se usan para hacer las variedades más exclusivas, mientras que las otras van a parar a tés de menor calidad.

Todo esto puede variar totalmente dependiendo del tipo de té que se esté elaborando, el mundo del té es complejo y resulta dificil generalizar. La idea importantes es que, en la elaboración de té blanco, se pone un énfasis especial en usar exclusivamente las partes más selectas del arbusto de té. 

Elaboración

Los métodos de elaboración del té blanco o verde empiezan de igual manera. Las hojas se recolectan y se ponen a marchitar brevemente.

Poco tiempo después, el té blanco pasa por una suave cocción al vapor que detiene el proceso de oxidación natural de las hojas. Por eso, el té blanco es la variedad menos oxidada de té.

Por el contrario, para elaborar té verde, las hojas se dejan oxidar un poco más, antes de detener el proceso. En este caso, los japoneses suelen usar la cocción al vapor, mientras que los chinos suelen usar un wok. En algunas variedades, además, la cocción no es completa, factor que deja margen para que el té siga un proceso de oxidación controlada después de su cocción.

El proceso de producción de té verde continua con varias fases más, mientras que el del blanco se detiene aquí. A menudo se dice que el té blanco sigue el proceso de elaboración menos agresivo y más natural, ya que tan solo se recolecta y se cuece.

brotes de té blanco
Brotes de té blanco. WJ Houtman [CC BY-SA 3.0]

Sabor

Existen, literalmente, centenares de variedades de tés verdes, así que resulta complicado definir exactamente su sabores. En general, se puede hablar de sabores con un componente vegetal importante. Los japonenses cocidos al vapor se caracterizan por sabores frutales y florales, mientras que los chinos que se tuestan al wok a menudo aportan aromas tostados y herbáceos.

Los sabores de los tés blancos, se definen por su delicadeza y suavidad. Suelen considerarse tés que requieren paladares más sensibles y experimentados y son favoritos habituales de los grandes conocedores del mundo del té. 

Precio

Vamos a hablar claro. El té blanco (o al menos uno decente) cuesta dinero. Por lo general, más que el té verde.

Esto se debe a la exquisita materia prima usada. Cosechar única (o prácticamente) solo los brotes no abiertos de las hojas de té hace que la cosecha sea reducida y muy restringida a una época concreta. 

¿Cuál tiene más cafeína?

Generalizar la cantidad de cafeína contenida en un té es casi una misión imposible. Esto se debe a que variables como la zona de cultivo, el tipo de hoja e incluso, el tiempo que se infusiona puede afectar la concentración de esta sustancia. (3

Aunque la opinión popular es que el té blanco tiene menos cafeína que el té verde, esto dependerá de los anteriores puntos.

Desde luego, un factor que afecta al volumen de cafeína en el té blanco es el tipo de materia prima usada en su elaboración. Los brotes jóvenes, todavía por abrir, que se usan para elaborar té blanco contienen habitualmente más cafeína que las hojas ya totalmente desarrolladas.

Té blanco o té verde: ¿cuál es más sano?

El té en general, y por tanto todos los miembros de su familia, tiene numerosos efectos beneficiosos para la salud. Estos están fundamentalmente relacionados con la acción antioxidante de sus componentes, las catequinas y los polifenoles.

El proceso de oxidación por el que pasan los tés durante su elaboración afecta la concentración de estos antioxidantes. En el caso de las variedades verde y blanca, ambas tienen un grado de oxidación bajo, pero la variedad menos oxidada es la de té blanco.

te blanco o verde

Propiedades antioxidantes

Los antioxidantes son famosos por luchar contra los radicales libres, protegiendo las células del daño y por ende, de posibles enfermedades crónicas (4). Se cree que podrían tener un papel importante para mejorar:

  • La salud cardiovascular.
  • La osteoporosis.
  • Reducir el colesterol.
  • Reducir el riesgo de padecer cáncer.
  • Reducir el riesgo de padecer diabetes.
  • Reducir el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas.

(5)

En el caso de las enfermedades cardiovasculares, esto se debe a que los antioxidantes actuarían ayudando a relajar los vasos sanguíneos y también previniendo la oxidación del colesterol “malo”, dos factores desencadenantes de la enfermedad cardíaca (6, 7).

Tanto el té blanco como el verde son, en definitiva, excelentes bebidas que incluir en tu día a día por sus propiedades antioxidantes.

Probablemente el té verde ha ganado una mayor popularidad como bebida saludable debido a que existe un mayor número de estudios a su alrededor. También es cierto que resulta más fácil (y también económico) de conseguir.

A pesar de esto, el té blanco cuenta con un mayor poder antioxidante y por ende, su consumo podría maximizar estos beneficios.

Efecto adelgazante

Otro tema relacionado con la salud muy estudiado últimamente es como los antioxidantes podrían contribuir en la pérdida de peso.

Si bien el té verde se ha vuelto famoso a lo largo y ancho del mundo como LA infusión para bajar de peso, ¿sabías que existen estudios que sugieren que el té blanco podría aumentar el metabolismo en un 5% (8)? 

Como ves, ambas infusiones podrían ser una buena opción para incorporar en tu dieta para perder esos kilos de más.

Selecciona tu próxima taza

Adentrarse en el mundo de los tés blancos no es fácil, pero merece la pena. Te invitamos a que, cuando saborees tu próxima taza, prestes atención a la sutileza de sus sabores e intentes apreciar las diferencias con una taza de té verde.

La teoría ya la conoces, pasa ahora a la parte práctica y prepara tu taza de té.


Fuentes:

  1. https://www.sciencedaily.com/terms/white_tea.htm
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6076941/
  3. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/jsfa.2206
  4. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182004000200001
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20716914
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21432397
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22897371
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19409077

Lee más sobre el mundo de los tés: