Infusión de sen, un efectivo laxante natural

El sen es una hierba que se utiliza desde tiempos inmemoriales para elaborar medicinas. De hecho, muchos laxantes de venta libre la tienen entre sus componentes.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos señala que, además de contra el estreñimiento, se suele utilizar el sen para limpiar los intestinos antes de llevar a cabo una colonoscopia, para tratar las fisuras anales y, también, contra el síndrome del colon irritable (1).

Si te preguntas si esta hierba es totalmente segura, cuáles son sus beneficios para la salud y cómo se prepara, continúa leyendo. Te lo contamos todo sobre la infusión de sen.

La planta de sen

El sen de Alejandría, cuyo nombre científico es Cassia Angustifolia y también es conocido como Senna alexandrina, es un arbusto de de la familia de las fabáceas, capaz de alcanzar el metro y medio de altura. Sus hojas de color verde claro y sus frutos son utilizados en la medicina alternativa para elaborar laxantes.

De su tallo erecto surgen ramas con entre cuatro y cinco pares de hojas. En primavera, florece con grandes flores amarillas, con dejes marrones. De cada una de ellas nace, luego, un fruto en forma de cuernos oblongos, repleto de semillas.

Para preparar la infusión de sen se utilizan tanto los frutos como las hojas, que suelen exportarse desde la India, aunque hay más países productores como China, Pakistán y Egipto, entre otros. Más adelante veremos cuál de las dos opciones es más recomendable.

La infusión de sen contra el estreñimiento

Esta infusión se utiliza históricamente (algunos datos señalan que desde la época egipcia) por sus propiedades fitoterapéuticas; no obstante, su uso contra el estreñimiento se extendió ampliamente durante la época del Renacimiento.

Ahora bien, ¿a qué se debe su función laxante? Los senósidos presentes en el sen son unas sustancias irritantes que actúan sobre el revestimiento del intestino. Este, al verse atacado, se vacía; esto es lo que se conoce como peristaltismo intestinal. De ahí, su famoso efecto laxante. (2)

Esta infusión tiene también propiedades depurativas, al deshacer los desechos que permanecen en el intestino y, a largo plazo, generan una obstrucción. Por este motivo, se suele recomendar su consumo antes de realizar algunas pruebas médicas del intestino, como la colonoscopia. Así, el intestino queda limpio para la exploración.

planta de sen
Planta de sen. Foto: Vengolis / CC BY-SA

Otros beneficios

Una investigación del año 2016 encontró que el sen contiene flavonoides, unos compuestos fenólicos con función antioxidante (3) . Merece la pena recordar que los antioxidantes protegen el cuerpo al luchar con los radicales libres, previniendo el envejecimiento prematuro y algunas enfermedades crónicas.

Por otra parte, los flavonoides tienen poder antiinflamatorio y propiedades hepatoprotectoras. Así, la infusión de sen puede mejorar los síntomas de procesos inflamatorios como los dolores de cabeza, las molestias musculares, los golpes, etc, así como también mejorar los síntomas de la indigestión.

El mismo estudio recoge los resultados de otros ensayos clínicos y sugiere que esta planta tiene también actividad antimicrobiana, específicamente contra el Staphylococcus aureus y el Streptococcus mutans.

Cómo preparar la infusión de sen

Elaborar esta infusión es sumamente fácil. Lo único que debes saber es que puedes infusionar tanto las hojas como los frutos del sen. Particularmente, optamos por el uso de los frutos, siguiendo las recomendaciones de la Asociación Americana de Productos Herbales (AHPA). Esto se debe a que los frutos de sen producen un efecto más moderado y leve que las hojas.

Ingredientes:

Elaboración

  1. Lleva el agua a ebullición.
  2. Incorpora los frutos y haz una decocción durante 4 minutos.
  3. Apaga el fuego y deja reposar durante 5 minutos.
  4. Cuela, endulza con miel y sirve.

Nota: Debido a su marcado sabor amargo, te aconsejamos consumirlo con miel. Otra opción, si prefieres evitar los azúcares, es combinar los frutos de sen con menta, cilantro, hinojo o malva.

Contraindicaciones

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha clasificado el sen como medicamento de venta libre; sin embargo, recomendamos la consulta médica antes de comenzar el consumo habitual.

Se recomienda evitar el consumo de la infusión de sen en caso de diarrea o dolor abdominal. En el caso de embarazadas y mujeres lactantes, su ingesta está supeditada a consejo médico. No ingieras esta infusión sin consultar con un profesional, sobre todo aquella realizada con las hojas de sen ya que podría tener efectos contraproducentes.

Por otra parte, en caso de beber regularmente infusión de sen, es necesario que tengas en cuenta que su consumo no debería realizarse a largo plazo. Si bien los estudios sobre el uso continuado de sen no han obtenido resultados concluyentes (4, 5), existen, hoy en día, sospechas de que el mismo podría afectar el funcionamiento intestinal normal.

En conclusión, la infusión de sen puede ser una buena opción para combatir el estreñimiento ocasional. Sin embargo, si pretendes consumirla regularmente, es recomendable que consultes con tu médico antes. Recuerda, además, que los remedios naturales también pueden tener interacciones con los antibióticos y otros medicamentos.

Fuentes:

  1. https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/652.html
  2. http://www.plantsjournal.com/vol1Issue1/Issue_may_2013/5.pdf
  3. https://www.researchgate.net/figure/Antimicrobial-activity-of-Cassia-angustifolia-extracts-for-gram-negative_fig4_298090840
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2809429/
  5. https://www.jabfm.org/content/24/4/436.long
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: