Flores de té, un espectáculo en tu taza

¿Has escuchado hablar de las flores de té? Se trata de un verdadero espectáculo para los sentidos. Si bien impactan muchísimo desde el punto de vista visual, es innegable que su aroma y sabor son capaces también de conquistar a los más estrictos amantes del té.

Continúa leyendo y descubre todo sobre las flores de té, una manera diferente de consumir infusiones que, sin duda, puede ser una buena opción para regalar o regalarte.

¿Qué son las flores del té?

Podríamos decir que las flores de té son una verdadera composición artística a base de brotes de té y flores naturales. Básicamente, se seleccionan hojas de alguna variedad de té, principalmente verde o blanco, y se las cose de manera artesanal con hilo de algodón, encerrando en su interior una flor o un grupo de flores.

La elección de la flor a utilizar tiene una gran importancia ya que no solo impacta a nivel visual sino que aporta aroma y sabor al té. Por este motivo, se escogen flores como, por ejemplo, el jazmín, el hibisco, el crisantemo, la caléndula, el clavel o el lirio, que aromatizan y saborizan sin invadir el sabor del té.

Se cree que esta idea nació hace cientos de años en China, donde las flores de té eran un entretenimiento para los miembros de la dinastía Song. Sin embargo, en ese momento no se consumía la infusión.

Ahora bien, ¿cómo lucen las flores de té? A simple vista, no son vistosas ni llamativas. Lucen sencillamente como bolas de té. No obstante, al entrar en contacto con el agua se expanden y se abren creando un verdadero espectáculo para quienes las contemplan.

taza con flores de té

¿A qué saben las flores de té?

Su sabor depende del té con el que se elaboren, además de la flor utilizada. En general, tienen un sabor vegetal o floral suave y sutil. Algunas flores, como el jazmín, el crisantemo o la rosa, aportan un sabor más dulce y fuerte al té que otras variedades.

Flores de té: ¿cómo se prepara su infusión?

Merece la pena destacar que cada flor de té puede servirnos para disfrutar de una tarde de té entera entre amigos. Esto es importante ya que su precio es elevado, debido al enorme y laborioso trabajo que significa coser cada flor de té a mano.

Veamos juntos a continuación cómo preparar una deliciosa infusión de flores de té. Para ello, es recomendable contar con una tetera transparente que te permita contemplar el maravilloso espectáculo de apertura de la flor.

Si no tienes una tetera de cristal, te recomendamos abstenerte de preparar esta variedad ya que te perderás la parte más curiosa, exótica y asombrosa de este té.

En caso de desear comprar una, te aconsejamos optar por una de vidrio de borosilicato; este material es transparente y resistente al calor, resistiendo incluso los cambios bruscos de temperatura.

Ingredientes

Elaboración

  1. Calienta el agua a entre 90°C y 100°C.
  2. Vierte el agua dentro de la tetera transparente. Si no tienes una tetera de cristal en casa, puedes usar otro recipiente amplio que sea transparente.
  3. Coloca la flor de té en la tetera. Algunas personas recomiendan ponerla antes de verter el agua y otras, luego.
  4. Al entrar en contacto con el agua, la flor de té se activa, comenzando así un espectáculo deslumbrante. Poco a poco y durante varios minutos (pueden ser incluso 10 minutos), el capullo se va abriendo. Al tratarse de un trabajo manual, cada capullo es diferente y da lugar a una flor única.
  5. Cuando la flor esté completamente abierta, llega el momento de servir la infusión.
  6. Recuerda que puedes volver a infusionar la flor de té para seguir disfrutando de tu té verde o blanco aromatizado con flores.

¿Qué te parece esta opción? ¿Has probado ya alguna vez beber la infusión de flor de té? Recuerda calentar bien el agua aún cuando se trate de una flor elaborada con té verde o té blanco. En este caso, las hojas han sido tratadas durante la elaboración de la flor de té, de manera tal que su sabor es más tenue y resisten mejor a las temperaturas antes de empezar a amargar.

Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: