Qué es y cómo hacer el té con leche de Hokkaido

¿Te gusta el té con leche? Entonces, te enamorarás del Hokkaido Milk Tea, una versión más cremosa que muchas veces se confunde con el Bubble Tea ya que algunas versiones contienen perlas de tapioca.

El Hokkaido Milk Tea debe su nombre al lugar donde nació: la provincia de Hokkaido en Japón. Esta isla es la más grande del país oriental y la zona lechera del país por excelencia. Allí, se conoce a esta bebida como té de leche real y se prepara con una base de té negro y, por supuesto, leche fresca local.

Si en algún momento visitas Japón, no dejes de probar esta variedad de té. ¡Verás cómo te sorprende su suave y dulce sabor! ¿Te gustaría aprender a prepararlo en casa?

El sabor del Hokkaido Milk Tea

Este llamativo té japonés se elabora con té negro y leche fresca de esa zona de Japón. Para ello, se utilizan hojas de té de calidad, principalmente de las variedades Darjeeling, Assam o Earl Grey. De esta manera, la base del Hokkaido Milk Tea es intensa y potente.

A esta bebida se le suele incorporar azúcar moreno o incluso, sirope de caramelo, además de la leche. Estos dos ingredientes suavizan una poco la intensidad del té negro.

Algunas recetas incluyen también burbujas de tapioca que añaden sabor y textura. Si bien, por lo general, esta variedad se prepara con té negro, en la actualidad es posible encontrar opciones elaboradas con té verde u oolong; incluso, es posible combinarlo con frutas o helado para agregar aún mayor dulzor a la mezcla. Nosotros te enseñaremos la receta tradicional pero tú puedes modificarla como más te guste.

En conclusión, el Hokkaido Milk Tea tradicional tiene un sabor relativamente intenso, con dejes tostados y terrosos, además de una textura tremendamente cremosa aportada por una leche rica en grasa.

Beneficios del té con leche japonés

Ya hemos hablado en otras ocasiones de todos los beneficios del té para la salud. Entre ellos, el consumo de té negro nos aporta flavonoides, unas sustancias con propiedades antioxidantes que luchan contra el estrés oxidativo, protegiendo nuestro cuerpo de diferentes enfermedades como los problemas cardiovasculares o el Alzhéimer e incluso, el envejecimiento prematuro (1).

Por otra parte, diferentes estudios han señalado que beber té negro regularmente sería beneficioso para mantener niveles saludables de colesterol en sangre (2). Asimismo, puede mejorar la tolerancia a la glucosa, acelerando el metabolismo y contribuyendo a la pérdida de peso (3, 4).

La leche, por su parte, aporta calcio, proteínas y vitaminas, preponderantemente A y D (5). Como ves, beber Hokkaido Milk Tea puede ser bueno para tu organismo. Sin embargo, los excesos no son buenos y beber demasiada cantidad podría generar aumento de peso (debido a la grasa presente en la leche entera y al azúcar o el sirope) así como también mareos, insomnio e hipertensión, malestares causados por la cafeína.

¿Cuándo beber Hokkaido Milk Tea?

La realidad es que puedes beberlo cuando te plazca pero, los amantes de este té japonés suelen consumirlo por la mañana ya que combina la cafeína del té negro, que ayuda a mantenerse en estado alerta pero relajado, con la cremosidad de la leche que lo hace más suave al paladar. Es decir que el Hokkaido Milk Tea brinda una buena dosis de energía dulce.

pastos en hokkaido
Paisaje de Hokkaido.

Preparar Hokkaido Milk Tea en casa

Estas recetas resultan fáciles de preparar en casa  y apenas hace falta tener ingredientes extraños. Aunque, por supuesto, los puristas pueden decirte que el auténtico Hokkaido Milk Tea se prepara con leche de Hokkaido, tu puedes sustituirla por cualquier leche de calidad. Eso sí, usa mejor una leche con suficiente materia grasa para aumentar la cremosidad del resultado. Otra opción es añadir un poquito de nata a la mezcla para aumentar el porcentaje de grasa. 

Ingredientes:

Elaboración:

  1. Calienta el agua a 95 ºC. Recuerda que un agua demasiado caliente generará sabores más amargos en tu té, así que mejor no pasarse.
  2. Incorpora las hojas de té o las bolsitas de té al agua y deja reposar. En el caso del té negro, debes infusionarlo entre 4 y 5 minutos (6). Ten en cuenta que cuanto más tiempo se infusione el té, más intensidad ganará.
  3. Agrega la leche caliente, pero sin que haya llegado a ebullición. Si la has conseguido en polvo, incorpórala directamente al té.
  4. Calienta las tazas de té utilizando agua bien caliente. Llena cada taza con agua y luego, descártala.
  5. Cuela el té con leche.
  6. Sirve el sirope de caramelo en la taza y luego, el té. Si prefieres, sirve primero el té y después, incorpora el azúcar moreno.
  7. Revuelve y bebe.

En caso de querer prepararlo con otra variedad de té, es importante que prestes atención a las recomendaciones del fabricante. No es lo mismo infusionar un té negro que un oolong o un té verde. Cada uno de estos tipos tiene temperaturas y tiempos de infusionado diferentes. ¡No lo olvides!

Nota: Si deseas incorporarle burbujas de tapioca, deberás hacerlo en la taza, antes de verter el té y los demás ingredientes.

Si padeces intolerancia a la lactosa o a la proteína de leche de vaca, puedes reemplazar la leche por leches vegetales, ¡sin renunciar al exquisito sabor de esta infusión!

No lo dudes más y prueba el Hokkaido Milk Tea, verás como su cremoso sabor conquista tu paladar.

Fuentes:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5465813/
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14519829
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19932867
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19409077
  5. https://www.mapa.gob.es/es/ministerio/servicios/informacion/leche%20entera_tcm30-102669.pdf
  6. http://asociacionteinfusiones.es/beber-te/la-taza-perfecta/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: