Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Infusión de hibisco, la deliciosa agua de Jamaica

infusión de hibisco

La famosa infusión de hibisco, conocida en Latinoamérica como agua de Jamaica, se puede preparar utilizando los cálices o los pétalos de Hibiscus, dependiendo de las tradiciones de cada país. 

Su sabor agrio puede recordar al arándano y resulta deliciosa tanto caliente como fría.

En el caribe, se consume como bebida tradicional durante las fiestas navideñas, pero también es famosa en muchos países latinoaméricanos y en Oriente Medio y África. El té de hibisco era el preferido de los faraones en el antiguo Egipto y todavía a día de hoy es tradicional brindar con él durante las bodas.

La planta

El hibiscus, o hibiscos, es una planta de la família de las malváceas que cuenta con más de 200 especies reconocidas esparcidas a lo largo y ancho del mundo. Originaria de África y Asia, se desarrolla mejor en climas tropicales y subtropicales donde abunda el agua.

Este arbusto de hoja perenne de forma ovalada y color verde oscuro brillante puede alcanzar los 5 metros de altura. El tamaño y color de sus flores cambia de una especie a otra pero todas son muy llamativas. Por este motivo, son muy valoradas para arreglos florales de toda clase. 

Por lo general, estas flores tienen pétalos formando un embudo, cuyo centro está coronado por largos estambres. Son estas flores las que se infusionan para aprovechar las propiedades para la salud del hibisco.

Actualmente, los mayores productores de hibisco son China y Tailandia, aunque se valoran especialmente los procedentes de Sudán. Otros países como Jamaica, Egipto, Tanzania México y Malasia también lo cultivan.

Propiedades de la infusión de hibisco para la salud

El hibisco ofrece amplias propiedades para la salud según diferentes investigaciones que se han llevado a cabo al respecto. Además, es fuente de potasio, hierro y vitaminas B1 y C, así como también de antioxidantes, mucílagos y ácidos orgánicos.

Disminuiría la hipertensión

Si bien los primeros estudios al respecto asociaban la ingesta de infusión de hibisco a un efecto similar al de fármacos contra la hipertensión, en la actualidad la consideración sobre sus efectos sobre la hipertensión es más moderada. Diferentes estudios sugieren que el consumo de té de hibisco, especialmente la variedad hibiscus sabdariffa, durante entre 2 y 6 semanas ayudaría a disminuir la alta tensión en personas con casos leves a medios de hipertensión. 

La evidencia a día de hoy señalaría que beber infusión de hibiscus tendría efectos antihipertensivos. Sin embargo, se necesitan mayores investigaciones al respecto.

Fuentes: 1, 2

Aumentaría el colesterol “bueno”

La sabiduría popular señala que consumir té de hibisco ayuda a nivelar el colesterol malo y aumentar el bueno pero ¿qué hay de cierto en esta afirmación?

Una investigación publicada en ISRN Gastroenterology en 2011 estudió dos grupos de personas, uno debía beber té negro y otro té de hibisco durante un mes. Al comparar sus resultados con el grupo de control, descubrieron que los grupos que habían ingerido té de manera habitual habían aumentado sus niveles de colesterol bueno.

Un estudio posterior señaló que el consumo regular sí genera disminuciones en el colesterol malo (LDL) a la vez que aumenta el colesterol bueno (HDL).

Fuentes: 3

flor de hibiscus

Ayudaría a bajar de peso

Debido a su propiedades diuréticas, podría ayudar a perder peso al minimizar la retención de líquidos y ayudar a la eliminación de las grasas acumuladas.

Fuentes: 4.

Es depurativa

Su efecto diurético podría ayudar a depurar nuestro organismo. De hecho, se suele recomendar para prevenir infecciones del tracto urinario, 

Favorecería una buena digestión

La infusión de hibisco ayudaría a digerir mejor los alimentos, evitando así las digestiones lentas y pesadas y la acidez. 

Ayudaría a prevenir el cáncer

Las investigaciones al respecto no son determinantes pero señalan que los polifenoles del hibiscus podrían tener propiedades anticancerígenas. Se necesitan mas investigaciones al respecto.

Fuentes: 5, 6.

Inhibiría el crecimiento bacteriano

El efecto antibacteriano y antihistamínico del hibisco ayudaría a combatir bacterias como el E-coli (causante de calambres estomacales, diarrea y gastroenteritis) y enfermedades comunes como el resfrío y la gripe.

Fuentes: 7

Preparar la infusión de hibisco

Como ya hemos mencionado, la infusión puede prepararse de manera muy variada. La misma tiene un sabor frutal con un suave deje ácido y puede beberse tanto caliente como fría.

Ingredientes:

  • 4 tazas de agua
  • 8 flores de hibisco secas o 2 cucharadas de pétalos secos
  • Opcional: miel, canela, jengibre, zumo de limón o naranja

Elaboración:

  • Calienta el agua y cuando rompa el hervor, apaga el fuego.
  • Incorpora las flores o los pétalos y deja infusionar durante 20 minutos.
  • Puedes endulzar con una cucharadita de miel, zumo de limón o naranja. Si deseas un té con mayor sabor y cuerpo, puedes añadir un poco de jengibre y beneficiarte, de paso, de otro ingrediente con numerosas propiedades para la salud.

La infusión de hibisco resulta también deliciosa fría, como explicamos en este recopilatorio de los mejores tés para tomar fríos. Por cierto, en Jamaica, se bebe también añadiendo un poquito de ron a la infusión, ¿te atreves?


Fuentes: 

  1. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-211/hibiscus

Lee más sobre el mundo de los tés: