Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

El ranking del mejor té blanco

las variedades del mejor té blanco

El sabor de los mejores tés blancos es sutil y sofisticado. Esta variedad de tés se elabora única y exclusivamente a partir de los brotes tiernos de variedades concretas de la planta del té. Esta exclusiva materia prima es una de las razones por las que el té blanco se encuentra entre los tipos de tés más caros, pero imprime su carácter en cada taza.

El té blanco se ha convertido en una víctima de su propio éxito. Ya sea por ignorancia o por aumentar sus márgenes, muchas marcas comercializan como té blanco mezclas de varios tés, a menudo con una diminuta proporción del primero. El sabor del auténtico té blanco es delicado, combinarlo con otros tipos de té destruye su personalidad.

Acompáñanos para descubrir las mejores variedades de té blanco y no dejarte engañar por mezclas dudosas.

Da Bai, la Gran Blanca

Para hablar con propiedad del té blanco es necesario remontarse a su origen. La planta del té, nuestra querida Camellia sinensis, ha sido cultivada desde hace siglos. Durante este tiempo, a través de la selección, se han desarrollado variedades con caracteres específicos deseados por los agricultores.

La Da Bai desciende de antiguas variedades de plantas de té cultivadas en la provincia de Fujian, donde empezaron a producirse los primeros tés blancos conocidos.

Siguiendo el punto de vista ortodoxo, el auténtico y mejor té blanco se elabora a partir de los brotes de esta planta, conocida por sus grandes brotes cubiertos profusamente con pequeños pelillos blancos.

las hojas de los mejores tés blancos
Diz [CC BY-SA 4.0]

Proceso de producción

Para elaborar el té blanco, es necesario procesar con una delicadeza exquisita las partes más nobles y frágiles de la planta de té. El proceso es simple, hay pocos pasos y poca mecánica implicada.

El comienzo es la recolección del té. La selección de la materia de prima es tremendamente exigente. Únicamente los brotes de las hojas jóvenes de la planta del té producen el auténtico té blanco. En el mundo del té, estas yemas recubiertas de fibras vegetales que parecen pequeños pelos blancos se conocen como Pekoe y se consideran de la más alta calidad. La cosecha se produce durante las noches, en tiempos concretos de cada estación y siempre bajo la supervisión y el cuidado de expertos elaboradores de té.

Después de su recolección, se deja marchitar las hojas durante un breve periodo de tiempo. A continuación, se frena su oxidación secándolas al sol.

Este proceso de producción minimalista hace que el mejor té blanco conserve sus gustos y propiedades originales inalterados, consiguiendo uno de los tés más frescos y naturales del mundo.

Salud

Los brotes tiernos de la Camellia sinensis, el único ingrediente del té blanco, son ricos en polifenoles, sustancias con una potente actividad antioxidante.

Se han realizado numerosos ensayos clínicos para analizar el té blanco y sus propiedades antioxidantes para reducir el riesgo de padecer enfermedades degenerativas relacionadas con el corazón, presión arterial alta, cáncer, diabetes o estrés oxidativo.

El ranking de los mejores tés blancos

#1 Aguja Plateada

(Bai Hao Yin Zhen)

El Bai Hao Yin Zhen es, sin duda, el mejor té blanco que se puede encontrar. Figura en la célebre lista de los Diez Grandes Tés Chinos, que lo distingue como uno de los tés más apreciados y excelsos de China.

El té Aguja Plateada se elabora única y exclusivamente a partir de los brotes centrales superiores de la planta del té. Estos se distinguen por su gran tamaño y por un tono blanquecino debido a que están recubiertos por pequeños pelos vegetales.

Su sabor es suave y delicado y su aroma fresco y dulce como el heno recién cortado. En su infusión suelen flotar los pequeños pelos vegetales de los brotes, que hacen que reluzca de una forma particular.

# 2 Peonía Blanca

(Bai Mu Dan)

De aroma floral que recuerda vagamente a la peonía, el bai mu dan es un excelente té blanco de sabor más potente y redondo que otras variedades de esta clase.

Esta intensidad es debida a la composición del té, que no usa exclusivamente brotes, sino las dos primeras hojas jóvenes adyacentes.

El Bai Mu Dan es preferido por aquellos bebedores de té dados a los sabores más intensos (sin olvidar que estamos hablando de tés con gamas de sabor muy suaves) o menos dados a rascarse el bolsillo. La relación calidad/precio de este té suele ser excelente, siendo una versión mucho más barata que el Aguja Plateada pero proporcionando una gran calidad.

Bai Mu Dan té blanco
Diz [CC BY-SA 4.0]

# 3 Té blanco Ceja del Homenaje

(Gong Mei)

En los tés chinos, a menudo se usa una gradación entre el 1 y el 5 para clasificarlos por categorías. El número 1 representa la mayor calidad y el 5 la menor. La calidad está asociada fundamentalmente con la uniformidad de las hojas que componen el té.

El Gong Mei se suele considerar un té de categoría 3, pero resulta un té blanco muy interesante.

Su recolección, más tardía que la de otros tés blancos, hace que su sabor sea más intenso que el del Bai Mu Dan y su infusión más oscura. Este té blanco tiene un sabor fuerte y afrutado, similar al del té oolong.

#4 Té blanco Ceja de la Larga Vida

(Shou Mei)

El Shou Mei es un té muy cercano al Gong Mei. En este caso, se trata de un té de categoría 4. Este té blanco se elabora con las hojas de menor calidad que quedan después de las cosechas que componen la base para los Aguja Plateada y Peonía Blanca.

Su sabor es más intenso que el del Bai Mu Dan y a algunos les recordará los sabores de los oolong más ligeros. Su infusión es dorada y más oscura que la de otros tés blancos.

Los otros tés blancos

No todos los tés blancos que existen se elaboran a partir de la variedad Da Bai de la planta de té, ¿o sí? La verdad es que existe cierto debate en la comunidad de expertos sobre qué es exactamente un té blanco.

Desde un punto de vista ortodoxo, sólo a partir de la Da Bai se puede conseguir un té blanco. Ahora bién, existen otros tés que se denominan blancos pero que se elaboran a partir de otras variedades. En estos casos, se utiliza el concepto té blanco como referencia a la gran proporción de brotes (tiernos y recubiertos de pelos) en el té.

Nosotros creemos que siempre es bueno romper barreras. ¿Quien sabe? Quizás entre estas variedades encuentres el mejor té blanco para ti.

Blanco de Ceilán

Sri Lanka, antes Ceilán, es uno de los grandes productores de té del mundo.

El té blanco de Ceylan se obtiene de una variedad de la Camellia sinensis llamada Puntas de Plata. Ésta produce cogollos impresionantemente largos y hojas de color verde oscuro.

Esta variedad no destaca por su rendimiento y los productores a menudo se decantan por elaborar otros tipos de té. La producción de té blanco representa el 0,1% de la producción nacional de té de Sri Lanka.

El té blanco de Ceylan es un té raro, selecto y caro. Puede costar hasta 500 veces más por kilogramo que otros tipos de té de alta calidad.

El té blanco de Ceilán tiene un sabor sutil y afrutado y cierta cremosidad en su licor. Carece de astringencia y de los toques herbáceos de otros tés como los verdes o negros.

Blanco de Darjeeling

El té blanco de Darjeeling tiene un sabor suave con un toque de dulzura. Las especiales condiciones climáticas de su zona de cultivo aportan a los tés sus conocidos matices a moscatel y frutos secos.

El té blanco de Darjeeling supone un giro interesante pero no un cambio radical respecto a los sabores que habitualmente se identifican con un té blanco clásico.

el mejor té blanco de malawi
Marcel.blankenstein [CC BY-SA 4.0]

Blanco de Malawi

Este es, desde luego, un té blanco peculiar. El primer factor es su procedencia, el té empezó a cultivarse en África durante el siglo XX. Por otro lado, a día de hoy no existen muchos lugares donde se elaboren variedades de té blanco en el mundo;  Malawi es uno de ellos.

Existen variedades atrevidas té blanco producidas en Malawi, como la elaborada por la factoría Satemwa. En su caso, en vez de usar los brotes de las hojas más tiernas de la planta, usan el tallo de las nuevas ramas que crecen durante la primavera para elaborar el té.

Esto lo hace totalmente singular; los tallos se consideran normalmente partes de la planta de menos calidad.

Este té presenta un intenso aroma floral y una delicada dulzura. Su infusión es brillante y clara. La verdad es que asombra que un té sin hojas pueda presentar estos matices.

Disfruta de la delicadeza de un auténtico té blanco

Esperamos haberte dado información suficiente para elegir tu próximo té con confianza. Como siempre, el mejor té blanco es el que se adapta a tus gustos, pero no hay que dejarse engañar por las mezclas de productores con pocos escrúpulos deseosos de explotar la popularidad de un concepto.

Descubre los sabores naturales y delicados de esta categoría de los auténticos tés blancos en tu próxima taza.


Lee más sobre el mundo de los tés: