Té verde y té rojo: las diferencias fundamentales

Té verde y té rojo: las diferencias fundamentales

banner general tés fríos para el verano
banner general tés fríos para el verano

Hay dos tés que se han popularizado especialmente por su uso en dietas para perder peso. Tanto el té rojo como el té verde el verde cuentan con propiedades que los han convertido en ayudas habituales en estas situaciones.

Sin embargo, se trata de tés que se consiguen con métodos de elaboración muy diferentes. Esto es la  raíz de profundas diferencias en sus propiedades para el gusto y la salud. Analicemos qué distingue a un té rojo de un té verde.

¿En qué se parecen y en qué se diferencian el té rojo y el té verde?

La realidad es que entre ambas variedades de té hay una larga lista de cosas en común y de diferencias. A continuación, haremos un esfuerzo por determinar qué acerca y qué separa a un té verde de un pu-erh.

Materia prima y elaboración

Tanto el té verde como el pu-erh se elaboran con las hojas recogidas de la planta del té, la Camellia sinensis. Recordemos que solamente las hojas de esta planta son consideradas té. Es decir que si bien los tés son infusiones, no todas las infusiones son tés.

En particular, para elaborar té verde se recogen las hojas jóvenes en cosechas que pueden repetirse varias veces al año. Una vez recogidas, estas no se someten a ningún proceso de oxidación, aunque esta se produce mínimamente de forma natural.

Para detener dicho proceso, se llevan a cabo diferentes técnicas que dependen del lugar de producción del té. En el caso del té verde chino, las hojas se tuestan dentro de grandes woks ubicados sobre hogueras, mientras que los japoneses cocinan las hojas al vapor sobre bandejas de bambú. Una vez detenida la oxidación, las hojas se enrollan y se secan.

En el caso del té rojo, la oxidación forma una parte importantísima de su obtención de sabor, pero al contrario que otros tés, existe una fase adicional y muy particular. Una vez las hojas han pasado por el proceso de oxidación, se someten a un proceso de fermentación en el que las bacterias y los mohos crean nuevos compuestos químicos que le otorgan al pu-erh su sabor tan particular.

Este proceso afecta al gusto de las hojas, suavizando su sabor. Debes tener en cuenta que el mismo puede llevarse a cabo durante unos pocos meses e, incluso, durante años. La duración de la fermentación cambiará los matices del té, siendo, así, los pu-erh más viejos, los más caros y codiciados.

Sabor

Resulta fácil distinguir el sabor de un té verde de uno rojo. Los cambios en los aromas producidos por la fermentación son evidentes aunque no tengas un paladar entrenado.

Los aromas del pu-erh varían en función de su grado de fermentación. Los tés más “jóvenes” suelen ser más astringentes, florales y con un agradable deje amargo, mientras que los más viejos presentan sabores más suaves, complejos y redondeados donde es posible distinguir toques de moho o tierra.

Por su parte, y aunque se trata de una familia extensa, los aromas del té verde suelen clasificarse de forma general como herbáceos o florales. Además, el cuerpo de su infusión suele ser ligero y de textura refrescante.

tetera roja vista desde arriba

Nivel de cafeína

Como ya vimos en nuestro anterior artículo, el té tiene cafeína. En realidad, la sustancia equivalente se llama teína, aunque es en realidad el mismo compuesto. La cafeína es famosa por su efecto estimulante. Ahora bien ¿qué té tiene más cafeína: el verde o el rojo?

Seguramente te sorprenderemos al decirte que el té verde tiene mayor contenido de cafeína que el rojo: entre 25 y 29 mg de teína por taza frente a 22 mg de teína por taza (1, 2)

El precio

La producción de té verde es mucho más amplia que la de té rojo por lo que su precio, exceptuando tés verdes de alta gama, es más accesible. 

El té rojo es un producto con un proceso de elaboración mayor, sobretodo si tenemos en cuenta las variedades maduradas, que requieren tiempos de fermentación que pueden requerir años. En estos casos, se consiguen tés muy codiciados con precios prohibitivos. Por supuesto, existen variedades de té rojo que superan el precio del té verde pero que están al alcance de todos los bolsillos.

¿Cuál es la mejor variedad para la salud?

El té, en general, aporta una interesante cantidad de sustancias antioxidantes, unas moléculas que se ha descubierto que contribuyen a proteger al cuerpo del desarrollo de enfermedades crónicas. Veamos a continuación las propiedades del té verde y el té rojo:

Bajar de peso

Como ya dijimos al inicio de este artículo, el té verde se ha hecho popular por sus propiedades adelgazantes. Diversos estudios han señalado que beber té verde ayuda a eliminar la concentración de grasas en el cuerpo, propiciando, así, la pérdida de peso (3).

Por su parte, el té rojo también tiene probados beneficios para evitar la fijación de grasas en el organismo. Sus polifenoles ayudan al estómago en la digestión y, a la vez, reduce el nivel de grasas (4).

¿Cuál de ellos es mejor para adelgazar? La elección es difícil porque ambos, de la mano de una dieta saludable y ejercicio físico regular, contribuyen a perder esos kilos de más.

Minimizar el riesgo de cáncer

Los polifenoles presentes en ambas variedades de té reducen el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer (5). Distintos estudios en animales han probado que los componentes del té rojo pueden atacar a las células que conforman los tumores, inhibiendo su proliferación (6).

Si bien no existen datos generales sobre la acción del té verde sobre las células del cáncer, sí es posible señalar que un estudio particular sobre cáncer colorrectal encontró que beber té verde previene el riesgo de sufrirlo, al cuidar de la flora intestinal.

Proteger el corazón

Tanto el té verde como el té rojo exhiben propiedades que ayudan a mantener a raya los niveles de colesterol en sangre. Se cree que su consumo produce, incluso, reducciones de las concentraciones de colesterol (7, 8).

Al contribuir a la reducción del colesterol malo, protegen la salud cardiovascular. Una investigación del año 2009, concluyó que beber té rojo permite reducir la aparición de enfermedades cardiovasculares (9).

Aumentar las defensas

El alto contenido de antioxidantes del té verde permite reforzar el sistema inmunitario. Si bien el té rojo también aporta estas sustancias, pierde antioxidantes durante su proceso de fermentación.

¿Y tú con cuál te quedas: té rojo o té verde? En Infusionismo, no podemos elegir porque nos encantan ¡todas las clases de tés! Al fin y al cabo, siempre hay un buen momento para saborear cada tipo de té, ¿o no?

Fuentes:

  1. https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/407359/nutrients
  2. https://www.researchgate.net/publication/23436271_Simultaneous_determination_of_catechins_caffeine_and_gallic_acids_in_green_Oolong_black_and_pu-erh_teas_using_HPLC_with_a_photodiode_array_detector
  3. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0031938410000703#
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16404708
  5. https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/diet/tea-fact-sheet#q3
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3233424/
  7. https://www.bmj.com/content/310/6981/693
  8. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/ptr.3247
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19348878
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: