La larga lista de propiedades de la infusión de hojas de olivo

El olivo es un árbol muy famoso, sobre todo por sus deliciosos frutos. ¿A quién no le gustan las aceitunas? Ahora bien, ¿sabías que las hojas de olivo pueden infusionarse? Claro que sí: la infusión de hojas de olivo ofrece muchos beneficios para el organismo.

Coge bolígrafo y papel, y toma nota. A continuación analizaremos todos los usos de la infusión de hojas de olivo y te contaremos si cuentan o no con aval científico.

El olivo

Este árbol recibe el nombre científico de Olea europaea (1), aunque todos lo llamamos olivo e, incluso, en algunos países se lo conoce como aceituno, en honor a sus sabrosos frutos.

Se trata de un árbol perennifolio procedente de la zona mediterránea que puede llegar a alcanzar los 15 metros de altura. Destaca por su tronco ancho y retorcido de color grisáceo, coronado por una copa de hojas lanceoladas y levemente puntiagudas.

Durante la primavera, el olivo se puebla de flores de color blanco con un toque verdoso que crecen en racimos. Sus frutos reciben el nombre de oliva, aunque se conocen cotidianamente como aceituna. Con estos se produce el famoso e irremplazable aceite de oliva.

Propiedades para la salud de la infusión de hojas de olivo

Uno de los principales componentes presentes en las hojas de olivo es la oleuropeína (1), un compuesto que diferentes estudios tanto in vitro como in vivo han corroborado que cuenta con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y beneficiosas para el sistema inmunológico.

Veamos, a continuación, para qué es bueno beber infusión de hojas de olivo. ¡Te sorprenderás!

Propiedades antioxidantes

Como hemos señalado en diferentes artículos, los antioxidantes son moléculas que combaten a los radicales libres, unos compuestos que producen daño oxidativo y pueden desencadenar toda clase de enfermedades degenerativas que van desde las cardiovasculares hasta el Alzhéimer y el cáncer (2).

Una investigación publicada en la revista científica Heliyon confirmó las propiedades antioxidantes de las hojas de olivo (3). Por este motivo, es recomendable tomar infusión de hojas de olivo. ¡Es rica y protege al organismo!

Protege el corazón

Los antioxidantes tienen beneficios para el corazón pero, además, las hojas de olivo tienen componentes vasodilatadores que previenen la formación de trombos. Por otra parte, la oleuropeína regula la presión arterial y actúa sobre el colesterol, dos de los grandes marcadores de riesgo de infarto, ictus y otros problemas cardiovasculares (4, 5, 6).

Mantiene el azúcar en sangre bajo control

Una revisión del año 2011 concluyó que el extracto de hoja de olivo mejora la secreción de insulina (7). Esto permite reducir la hiperglucemia, así como el exceso de insulina en sangre. De hecho, quienes tomaron tabletas de este extracto disminuyeron el azúcar promedio y los niveles de insulina en ayunas.

De esta manera, beber infusión de hojas de olivo podría ayudar a controlar el nivel de azúcar en sangre. Recordemos que al infusionar las hojas, se extraen sus aceites esenciales.

Combatir la inflamación

Lo mencionamos al iniciar este apartado: la oleuropeína tiene un efecto antiinflamatorio que convertirían a la infusión de hojas de olivo en un aliado para combatir toda clase de molestias y dolores, desde aquellos ocasionados por el ejercicio hasta los producidos por enfermedades como la artritis o la artrosis (8).

aceitunas en una rama de olivo

Fortalecimiento del sistema inmunológico

¿Qué nos dirías si te asegurásemos que beber infusión de hojas de olivo puede reforzar tus defensas? Los componentes de las hojas de olivo, con sus poderes antioxidantes y antiinflamatorios, son ideales para proteger al organismo durante todo el año, especialmente durante los cambios de temporada y temperaturas para evitar los resfriados (9).

Prevención de enfermedades neurológicas

Los polifenoles presentes en las hojas de olivo actúan sobre el cerebro y lo protegerían de enfermedades degenerativas como el Alzhéimer y el Párkinson según algunos estudios (10).

Efecto laxante

Quienes padecen de estreñimiento ocasional o regular pueden intentar remediarlo bebiendo cada día una taza de infusión de hojas de olivo. Su propiedad laxante afloja las heces y permite evacuarlas sin dolor.

Aliada en la pérdida de peso

La infusión de hojas de olivo puede ser tu mejor aliada a la hora de bajar esos kilos de más que tanto te molestan. Su acción adelgazante ha sido estudiadad por diferentes investigaciones (11). Por supuesto, no se trata de una solución mágica sino que acompaña a la dieta para adelgazar y al ejercicio físico regular. 

Energía

Beber esta infusión puede ayudarte a recuperar la energía que te falta a causa del estrés, la depresión o las presiones del día a día.

Protección de los huesos

Se cree que la oleuropeína actúa sobre los huesos, al estimular la producción de células óseas. Esto sería de especial interés para las mujeres que se acercan a la menopausia ya que beber esta infusión podría prevenir la aparición de la osteoporosis.

Prevención del cáncer

Los antioxidantes, presentes también en esta infusión, han sido analizados por sus propiedades anticancerígenas en muchos estudios. Algunos datos muestran los efectos de éstos para evitar la proliferación de células cancerosas (12). Más estudios al respecto con necesarios.

Cómo preparar una infusión de hojas de olivo

Preparar esta infusión es muy pero que muy fácil. De hecho, si tienes un olivo cerca de casa, puedes recolectar sus hojas y utilizarlas en su elaboración. Sino, puedes conseguir las hojas de olivo en tu herboristería de confianza.

Ingredientes

Elaboración

  1. Hierve el agua.
  2. Incorpora las hojas de olivo.
  3. Deja cocer durante tres minutos.
  4. Apaga el fuego y deja reposar 7 minutos.
  5. Cuela y endulza con miel si lo deseas.

Nota: recuerda realizar la infusión en una tetera o cacerola amplia ya que las hojas necesitan espacio para que el agua extraiga de ellas sus aceites esenciales.

¿Te hemos convencido de probar la infusión de hojas de olivo? No lo dudes: puede ser lo que necesitas para cuidar a tu organismo de adentro hacia afuera.

Fuentes:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5392257/
  2. https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/antioxidants/
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6148714/
  4. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S131901641000040X
  5. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.5445
  6. https://link.springer.com/article/10.1007/s00394-016-1188-y
  7. https://www.ffhdj.com/index.php/ffhd/article/view/114/237
  8. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29099642/
  9. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29149822/
  10. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4227229/
  11. https://www.hindawi.com/journals/ecam/2014/971890/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: