Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Viaje al origen del té

mujeres recolectando té en origen

Al hablar de cuál es el origen del té que tomamos, generalmente pensamos en países como China, India y, quizás Japón. Sin embargo, existen muchos más lugares donde se cultiva té y algunos son poco conocidos.

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo, tan solo por detrás del agua. Proveer a toda esta gente requiere la producción de miles de toneladas anuales. Veámos a continuación donde se producen, qué características tienen y dónde acaban bebiéndose.

Breve historia del origen té

Se dice que la costumbre de tomar té nació en China, cerca del 2737 AC. La leyenda cuenta que un Emperador estaba sentado apaciblemente bajo un árbol mientras un criado hervía agua. 

La brisa que soplaba hizo caer unas hojas dentro del agua y la planta resultó ser nuestra querida Camellia sinensis, el árbol del té. El Emperador se sorprendió por el exquisito gusto del brebaje y decidió tomar la costumbre de beberlo.

Por supuesto, existen innumerables variaciones de la historia del origen del té.

El té se extendió por la zona y se introdujo en Japón alrededor del siglo VIII de la mano de los monjes misioneros budistas. La costumbre de tomar té se extendió en Occidente de la mano de los ingleses en la época colonial. El té es también una bebida popular en las culturas de Oriente Medio, donde llegó a través del comercio por la Ruta de la Seda.

Los mayores productores de té del mundo

China

Un informe de la FAO señala que China es el mayor productor de té del mundo, con casi un 40% de la producción mundial, donde destaca principalmente por su té verde. La realidad es que este país produce una enorme variedad de tés, pero entre los más famosos y apreciados podemos encontrar:

  • Té verde: Los más conocidos con Longjing, Bi Luo Chun, Huang Shan Mao Feng y Liv An Gua Pian. Pero debes tener en cuenta que China produce muchísimos tés verdes diferentes que destacan por sus sabores complejos y su bajo precio, en comparación con los tés verdes japoneses. Esto no implica una baja calidad sino que la inversión en mano de obra es menor a la del país vecino.
  • Té oolong: China es también el origen del té oolong. Las dos variedades de  este famoso té chino son Tieguanyin y Da Hong Pao. El primero es considerado el té oolong chino por antonomasia, mientras que el segundo proviene de arbustos tan antiguos que lo han convertido en uno de los tés más caros del mundo. De hecho, se han llegado a pagar 1.400 dólares por cada gramo de este té.
  • Té amarillo: el Junshan Yinzhen es un ejemplo de los raros tés amarillos chinos. Se trata de un té con poca producción, algo que lo convierte en una opción difícil de conseguir y cara para comprar. Destaca por su sabor dulce.
  • Té blanco: los tés blancos suelen ser los preferidos de los paladares teteros más experimentados, justamente por su complejidad de sabores y aromas. En particular, el Bai Hao Yin Zhen, uno de los tés blancos chinos más célebres, es de altísima calidad, con un aroma y sabor dulce y vegetal.
  • Pu-erh o té rojo: este té fermentado tiene un cuerpo denso y un sabor terroso, que lo convierten en una opción exótica y sumamente apreciada por los expertos.
  • Té negro: China produce también multitud de tés negros, aunque la denominación que usan para referirse a ellos, al contrario que en Occidente, es té rojo. El Keemun es un té negro chino considerado entre los mejores tés chinos debido a su sabor delicado y a la vez complejo.

India

La India es uno de los orígenes históricos del té y  el segundo productor a nivel mundial. Según las estadísticas del Comité Internacional del té, la producción de té en India y China, suma aproximadamente el 60% del té producido mundialmente.

En la India se suele tender a la elaboración de té negro. Uno de los tés indios más clásicos es el Darjeeling que cuenta con una certificación especial para certificar su origen y corroborar su alta calidad.

A parte, el país es un gran consumidor de té. Se puede decir en el té es en la India la bebida oficial. El té chai surgió en la India y es una mezcla de té, especias, leche y azúcar. Una combinación potente, a la medida de los paladares indios. 

Kenia

¿Sabías que la producción de té es una de las principales fuentes de ingresos del país? Si bien el país africano es más conocido por su industria cafetera, es el origen del té negro usado en multitud de mezclas por su fragancia e intensidad.

Es el tercer exportador mundial de té negro, además de producir también tés verdes, blancos y amarillos en menor medida.

Ell té negro keniano es de buena calidad pero se utiliza muchas veces para producir blends de calidades variadas, por lo cual es difícil analizarlo en este aspecto.

cultivo de té

Sri Lanka

El clima húmedo y las temperaturas de Sri Lanka son ideales para la producción de tés de alta calidad. El más producido y exportado de la región es el té negro, que se consume solo o en blends (especialmente dentro del famoso English Breakfast) y se vende principalmente a Emiratos Árabes Unidos, Rusia, Turquía, Arabia Saudita y el Reino Unido.

Japón

Japón es una de las cunas de origen del té y uno de los países con mayor consumo por cápita. El cultivo de esta planta en el país viene de antiguo, cuando los monjes budistas lo importaron de sus peregrinaciones a la vecina China.

A día de hoy, la producción de té en las islas es importante pero no cuenta con grandes extensiones. El suelo y la mano de obra en Japón son caras y se tiende a la producción de tés selectos y en poco volumen.

Casi toda la producción japonesa es de té verde: el matcha, sencha y genmaicha son tres de las opciones más famosas. El Gyokuro, también verde, es quizá la mejor variedad producida por el país junto con el matcha.

Otros productores

Son muchos los países que producen tés a nivel mundial, más allá de aquellos sobre los que nos hemos explayado un poco anteriormente, entre ellos:

  1. Vietnam: su té más famoso es el verde, aunque también se cultiva blanco y oolong. Sin embargo, la especialidad vietnamita es el té de loto y otras variedades florales, como por ejemplo, el té de jazmín.
  2. Taiwán: destaca por sus oolongs de alta montaña que están considerados entre los mejores del mundo.
  3. Turquía: al pasear por sus mercados es fácil encontrar toda clase de tés en polvo que se consumen como parte de la infusión. No sólo es el mayor productor de Oriente Medio, también es un gran consumidor.

Por supuesto, existen más países productores, aunque en menor medida, como Indonesia, Ruanda, Sudáfrica e incluso, Argentina.

la ruta de la seda, el origen del té en el medio oriente
La ruta de la seda, el origen del té en Oriente Medio.

Los mayores consumidores de té del mundo

En cifras totales, los principales consumidores de té en el mundo están en Asia. Estos países son el origen del té y su consumo forma parte inseparable de su cultura y tradición.

China encabeza la lista, con un consumo de 1.614.000 toneladas anuales, seguida por la India, con un consumo de 1.001.000 toneladas. Según datos del Comité Internacional del Té, Japón realiza un consumo anual de 119.000 toneladas.

En el mundo Occidental, el mayor consumo de té se encuentra en la Unión Europea como conjunto, específicamente destacan las 116.000 toneladas consumidas por el Reino Unido en 2013. Si bien este consumo parece alto, hay que mencionar también las 127.000 toneladas consumidas por los Estados Unidos y las 159.000 en Rusia durante el mismo período.

A pesar de estos datos, la perspectiva cambia significativamente si miramos el consumo per cápita. Según datos de Statista, portal mundial de estadísticas, el consumo anual mundial per cápita se ordena de la siguiente forma.

  1. Turquía: 3.16 kg por persona y año.
  2. Irlanda: 2.19 kg por persona y año.
  3. Reino Unido: 1.94 kg por persona y año.
  4. Rusia: 1.38 kg por persona y año.
  5. Marruecos: 1.22 kg por persona y año.

El futuro del mundo del té

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha señalado en un informe que la producción mundial de té negro aumentará en un 2,2% durante la próxima década, llegando a producirse alrededor de 4,4 millones de toneladas para el año 2027, principalmente en China, Sri Lanka y Kenia (mayor exportador de té negro a nivel mundial).

¿Y qué sucederá con el té verde? El mismo estudio sostiene que su crecimiento a nivel producción será aún más marcado (7,5% anual), alcanzando las 3,6 toneladas para el mismo año. ¿Y quién será el mayor productor en este caso? Se espera que sea China, donde la producción llegaría a las 3,3 millones de toneladas.


Fuentes:

  1. http://www.fao.org/3/a-i4480e.pdf
  2. http://www.bbc.com/travel/story/20160425-the-pot-of-tea-that-costs-10000
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Tea_production_in_Kenya
  4. https://inttea.com/publications/
  5. https://www.statista.com/statistics/507950/global-per-capita-tea-consumption-by-country/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: