Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

Despierta con los tés de desayuno ingleses

té inglés de desayuno

Hay pocas cosas tan inglesas como el té, ¿verdad? Las mezclas de té inglés, especialmente las llamadas brekfast teas, son la bebida de elección de millones de habitantes de las islas británicas para empezar el día.

Estas mezclas suelen combinar varios tipos de té, y destacan por ser bebidas con mucho cuerpo y sabores intensos, factores indispensables para combinar bien con los protéicos y abundantes desayunos típicos ingleses. El té negro es la estrella en estos casos y se seleccionan y mezclan tés de distintas características.

Es importante decir que las mezclas (blends en inglés) no tienen una receta fija. Aunque existen varias formas de hacer tradicionales, cada productor las adapta y modifica para para conseguir su toque diferencial.

Existen unas cuantas variedades tradicionales de estos té de desayuno, que incluyen la versión irlandesa y la escocesa. Acompáñanos a descubrir la historia detrás de estas aromáticas mezclas y entender en qué se diferencian.

Sabor de los Breakfast Teas

Los tés de desayuno tienen como base el té negro, una bebida con un cuerpo rotundo y un sabor intenso. A los tés negros se les suele atribuir una alta dosis de cafeína respecto a otras variedades de té (se calculan 20mg/100g), siendo así una buena opción para reemplazar el café sin renunciar a una infusión reconfortante y sabrosa a primera hora. 

Cada variedad tiene sus propias características distintivas.

Té inglés English Breakfast

El English Breakfast es, por lo general, una mezcla de tés de Assam, Ceilán y Kenia, aunque puede incluir también otras variedades de té negro, como el Keemun chino. Estas variedades se producen a bajas altitudes, soportando climas cálidos y áridos, y dando como resultado un té fuerte con un deje a malta. 

Su color suele ser rojizo en la taza y su sabor, aromático y con cuerpo. Suelen tomarse con leche y azúcar, convirtiéndolos en una bebida consistente y alimenticia.

Irish Breakfast

Por su parte, el Irish Breakfast es un blend más intenso, pero con menor aroma que el English Breakfast. Suele estar compuesto por tés del valle de Assam y ser rico en cafeína.

Irlanda tiene una gran tradición tetera y es, de hecho, el segundo país con mayor consumo de té per capita. Es bastante habitual para los irlandeses consumir el té con leche. Para el Irish breakfast, debido a su intensidad, es una combinación recomendable. 

La verdad es que Irish breakfast es un nombre comercial que se usa fundamentalmente en el empaquetado de algunas marcas populares de té como Twinings. Popularmente no se asocia con el desayuno y se bebe durante todo el día.

té de desayuno inglés
Un típico desayuno inglés.

Scottish Breakfast

El Scottish breakfast suele ser la variedad con el sabor más intenso de los tés ingleses de desayuno.

Una versión de la historia dice que los tés ingleses de desayuno se originaron en Escocia. Algunos dicen que crearon una mezcla intensa para compensar el sabor del agua blanda (con pocas sales minerales) de la region.

Destaca por su cuerpo y su sabor amaderado. Suele realizarse mezclando tés de Assam, de Sri Lanka y de África. 

Otras famosos blends ingleses

Existen también otras mezclas de té típicamente inglesas que quedan fuera de lo que se consideran tés de desayuno. 

Un ejemplo es el Earl Grey, una mezcla de tés negros aromatizados con un cítrico, la bergamota. El Earl Grey combina los sabores intensos y malteados de sus tés con las notas cítricas y refrescantes de la bergamota. Una combinación realmente deliciosa y muy popular en el mundo de los tés aromatizados.

Otro mezcla de té inglesa notablemente famosa es la llamada Prince of Wales, que contiene entre sus ingredientes té de Keemun junto a una selección de tés negros chinos adicionales. El sabor de este té es mas suave y delicado que el de otras mezclas, pero sigue teniendo un cuerpo fuerte y un carácter redondo.

Historia del té inglés de desayuno

El té en general, y beberlo en el desayuno, es una tradición inglesa arraigada en el tiempo. Si bien no hay total consenso sobre los detalles del nacimiento de lo que los ingleses llaman breakfast tea, la historia más famosa señala que fue en el año 1843 cuando surgió el más tarde famoso nombre de English Breakfast.

Todo comenzó con la mudanza de Richard Davies, un caballero inglés de la ciudad de Hull (ubicada a unos 320 kilómetros al norte de Londres), a los Estados Unidos. Allí, se afincó en Nueva York donde, con sus pocos ahorros, se las arregló para crear una empresa que llamó Canton Tea Company. 

Tras obtener un crédito, inició su nuevo negocio de manera planificada y meticulosa, buscando hacerse un nombre por sí mismo. Para ello, comenzó a experimentar con las mezclas de té. El blending o combinaciones de tés fueron convirtiéndose en su especialidad: se inició mezclando una base de té chino Congou con un poco de Pouchong y unas briznas de té de más calidad, Orange Pekoe, para aportar su toque floral. A esta mezcla, le puso el nombre de English Breakfast y, por supuesto, lo publicitó como el té más popular de toda Inglaterra.

Poco a poco, la Canton Tea Company comenzó a crecer, siempre con la ayuda de su exclusiva mezcla de tés.  Los competidores de Davies estaban desesperados: debían encontrar la receta tradicional de English Breakfast y reproducirla. A medida que crecía la fortuna de Davies, lo hacía también el nerviosismo de sus competidores.

Finalmente, uno de ellos logró hacerse con una carga de English Tea y la envió a China, donde estudiaron detenidamente la mezcla hasta poder reproducirla. Así, el English Tea se expandió primero en la región, luego por todo Estados Unidos, hasta llegar a Inglaterra y posteriormente, a Europa y el resto del mundo.

Nacieron así los tés de desayuno y con el tiempo, fueron desarrollándose nuevas mezclas de té inglés que recibieron nombres como Irish Breakfast y Scottish Breakfast.

Como pasa a veces en la historia, existen versiones contrapuestas sobre el nacimiento de los tés de desayuno. Mientras muchos sostienen que fue Davies quien inventó la primera mezcla, otros sugieren que fue en realidad un maestro del té escocés llamado Drysdale quien creó un particular blend que despertó la curiosidad y posteriormente, el favor de la conocida Reina Victoria, quien se encargó de popularizar la bebida con el nombre de Breakfast Tea.

Empieza el día con un buen té inglés

¿Te atreves a sustituir tu taza de café por un buen té inglés para desayunar? Son perfectos para iniciar una jornada con energía y una reconfortante sensación en el cuerpo.

Estos tés combinarán bien con tu desayuno aunque no se componga de huevos, panceta y judías como el tradicional inglés. Prometido ;-)

Fuentes:

Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: