Nilgiri, el té negro indio más delicado 

Nilgiri, el té negro indio más delicado 

El té Nilgiri se produce en las montañas Nilgiri, también conocidas como Montañas Azules, ubicadas en el sur de India. Sí, has acertado: el Nilgiri es “pariente” de los famosos té Assam y Darjeeling.

La región se caracteriza por una combinación mágica de clima subtropical con grandes altitudes. El resultado: un té negro con aromas delicados y menos astringencia que otros de su familia. Una auténtica joya india.

¿Cuál es el sabor del té Nilgiri?

El té Nilgiri es un gran desconocido en Occidente aunque, poco a poco, va labrándose un nombre.

El Nilgiri es un té equilibrado, intenso pero sin exagerar, con un cuerpo notable y una agradable textura que le otorga su justa astringencia. Los aromas que puedes encontrar en una taza de este té van desde los frutos secos al regaliz, la menta, el limón o incluso el eucalipto. 

Se trata de un té refrescante y suave al paladar. Un verdadero privilegio para l@s teter@s.

La producción de té Nilgiri

El cultivo de este té se lleva a cabo a altura, específicamente en elevaciones que van desde los 1.000 hasta los 2.500 metros. En esta zona de la India, las condiciones climáticas tropicales son especialmente favorables para el desarrollo de la Camellia sinensis, la planta del té.

Las temporadas de cosecha del té Nilgiri,  a diferencia de las del Assam y del Darjeeling,  se pueden producir en cualquier época del año, dependiendo del desarrollo de la planta. De esta manera, la producción anual de Nilgiri es muy superior a la de las otras variedades indias.

Merece la pena destacar que, si bien se recoge a lo largo del todo el año, las hojas de té de mayor calidad se encuentran entre diciembre y marzo, es decir en la estación seca. La cosecha de esta época suele clasificarse como Orange Pekoe, una de las categorías más elevadas de la gradación de tés. 

La cosecha de la estación seca suele dar lugar, pues, a un té sabroso, intenso y bastante caro que suele destinarse a la exportación. El resto de la producción suele utilizarse para preparar bolsas de mezclas de té o junto con especias para hacer Masala Chai.

¿Una curiosidad? El mejor Nilgiri se cosecha en los años con heladas, una vez estas se retiran, ya que los polifenoles se concentran, entonces, en las hojas y dan origen a lo que se conoce como “té helado”, una de las variedades más limitadas y caras de Nilgiri.

plantacion de te montañosa

Una vez realizada la cosecha, las hojas pasan por el proceso habitual de oxidación que se da a los tés negros. El agua se evapora y las enzimas de las hojas reaccionan con el oxígeno cambiando de color y las propiedades organolépticas del té. Los aromas y el sabor intenso característico del té negro se genera en esta fase.

Finalmente, se les da a las hojas un tratamiento manual o mecánico. Los tés de menor calidad siguen utilizando el método tradicional CTC (crush, tear and curl), es decir: aplastar, romper y enrollar, mientras que los más selectos se enrollan manualmente (1).

Diferencias entre Nilgiri, Assam y Darjeeling

Los tés de Assam y Darjeeling son las variedades más conocidas de té indio. Existen múltiples diferencias entre estas clases y el Nilgiri debidas a las características del lugar de cultivo (no hay que olvidar que el Nilgiri crece a más de 1000 metros de altura), los tipos de planta de té y las épocas de cosecha. 

De forma general, el Assam tiene fama de ser el más intenso y es usado a menudo en mezclas de tés de desayuno. El Nilgiri no deja de ser intenso, pero es más delicado. Sus aromas son brillantes, pero sin la intensidad de un Assam. Su color en taza es cobrizo, menos oscuro y su astringencia más reducida.

El Darjeeling también es generalmente menos intenso que el Assam, pero varían los aromas. Mientras el Darjeeling tiene un deje vegetal y, en algunos casos, afrutado, el Nilgiri destaca por sus toques de menta, limón o eucalipto.

Cabe decir que las tres son grandes zonas de cultivo de té, que dan lugar a una gran riqueza de variaciones y matices. Resulta complicado generalizar, más vale probar ;-)

Propiedades

Una taza de Nilgiri tiene todos los beneficios de un té negro. Entre ellos, destacan sus propiedades relacionadas con la protección de la salud coronaria que se deberían a su capacidad para reducir el colesterol, uno de los principales marcadores de riesgo de infarto y otros problemas del corazón (2).

Además, se cree que, al ser rico en antioxidantes, ayuda a perder peso (3) y a mejorar los niveles de azúcar en sangre, al igual que otras variedades de té negro (4).

Existen multitud de estudios científicos que relacionan el consumo de té con beneficios para la salud en distintos aspectos. Si quieres aprender más, puedes leer este artículo sobre los estudios realizados sobre el té negro.

Paso a paso para preparar una taza perfecta

Si has tenido la suerte de conseguir hojas de Nilgiri para infusionar, el primer paso es escoger una tetera amplia. Recuerda que las hojas necesitan espacio para abrirse y soltar sus aceites esenciales, responsables de los aromas.

En cuanto al agua, caliéntala hasta llegar el punto de ebullición y apaga el fuego. En ese momento, incorpora a la tetera previamente cargada con una cucharadita de hojas de té por cada taza de agua. Deja que las hojas infusionen entre 3 y 5 minutos. 

Ten en cuenta que cuanto más tiempo dejes que las hojas reposen en el agua, más cargado será el té que obtengas. Si te gusta el té intenso, es mejor que incrementes la cantidad de té antes que la cantidad de tiempo. El té que se deja reposar demasiado tiempo genera esos aromas de “té cocinado”.

Para concluir, te animamos a probar el Nilgiri. Es más: ¿qué te parece hacer una degustación de tés indios? Si consigues Assam, Darjeeling y Nilgiri, puedes organizar una pequeña cata en casa.

Fuentes:

  1. https://www.indianmirror.com/culture/indian-specialties/Nilgiristea.html
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14519829
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6273558/
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6154530/

Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: