Tés sin teína: las mejores infusiones energizantes

¿Eres de esas personas sensibles a la cafeína pero que necesitan tomar algo caliente para empezar el día y despejarse? Hoy te hablaremos de “tés sin teína” o de cómo intentar eliminar la cafeína de tus desayunos sin quedarte dormido antes de llegar a tu trabajo.

Clases de té

Si eres lector habitual de Infusionismo, sabrás que existen por un lado los tés (de hecho hay muchos distintos) y por otro, las infusiones. El té, propiamente dicho, proviene de la planta Camellia sinensis; de hecho, cualquier infusión que se realice con hojas, frutos o raíces de otra variedad de planta no puede considerarse té, sino que, siendo exactos, se trataría de una tisana o infusión.

Los tés y la teína

Los tés verdes, negros, blancos y rojos, en todas sus variedades, provienen de la Camellia sinensis y, por tanto, reciben la correcta denominación de té. Al ser “tés” contienen teína, aunque en diferentes proporciones. Estas varían según el cultivo, la exposición solar, la etapa de recolección, las hojas utilizadas para elaborar el té y el proceso de oxidación al que se sometieron las hojas. Es más, incluso la temperatura del agua y el tiempo de infusionado tienen influencia sobre la teína que tu taza de té acaba teniendo.

En conclusión, todas estos factores afectan al contenido final de teína; así, el té negro, al ser el más oxidado, sería en principio el más rico en cafeína (o teína), mientras que los tipos menos oxidados, como el té blanco, tendrían menor cantidad.

De manera general, podemos señalar que los niveles de teína de cada té se encuentran alrededor de los siguientes valores por taza:

¿Las infusiones tienen teína?

Como ya hemos adelantado, los tés provienen de la Camellia sinensis mientras que las infusiones lo hacen de otras plantas. Es decir que, si bien el té es siempre una infusión, no toda infusión es un té.

Ahora bien, en este caso lo que más nos interesa es el contenido de teína de las infusiones y aquí es importante señalar que las infusiones no contienen teína, justamente por elaborarse con hojas, raíces o frutos de plantas diferentes a la del té.

Por este motivo, las infusiones de hierbas, frutas, raíces o el rooibos pueden ser una buena opción para beber por la noche, sin riesgos de desvelarte y pasar las horas preguntándote por qué cediste al capricho de tomarte un último té.

taza de té sin teína

Tés sin teína

Parece una locura pero no lo es. Así como podemos beber café descafeinado, es posible también comprar té sin teína. Al igual que en el caso del café, no se trata realmente de una variedad libre de teína sino que el té se ha sometido a un proceso para eliminar su contenido de dicha sustancia. Ten en cuenta que ese tratamiento puede influir también en el sabor y aroma final de tu taza de té, ya que en el mismo pueden eliminarse otros componentes como los flavonoides, las sustancias antioxidantes del té.

Hoy en día, puedes conseguir diferentes variedades de té sin teína en el mercado. Si no lo obtienes fácilmente, un truco sencillo para eliminar una parte de la teína es infusionar el té de manera habitual y desechar esa primera taza, para luego volver a infusionar las mismas hojas de té. Al ser la teína una sustancia hidrosoluble, pasa rápidamente al agua, por lo tanto la segunda taza tendría menor contenido de la misma que la primera.

Escoge tu té libre de teína sobre la base de tus gustos y preferencias. Si siempre te han gustado los sabores dulces, prueba las infusiones frutales. En cambio, para sabores más refrescantes, puedes intentar infusionando diferentes hierbas. ¿Quieres una bebida que sepa a té pero sin teína? El rooibos es la respuesta.

Infusiones energizantes sin teína

Si estás buscando un sustituto para el café que te ayude a empezar el día con ánimos, puedes encontrar varias soluciones en el mundo de las infusiones. A continuación, te recomendamos varias.

Rooibos

Mal llamado comúnmente té, el rooibos se elabora con las hojas de la planta sudafricana Aspalathus linearis y por ende, se trata de una tisana. Su sabor ligeramente amargo recuerda al té negro, aunque con matices afrutados y amaderados, por tanto podemos usarlo tranquilamente para reemplazarlo y disfrutar de una bebida caliente libre de cafeína.

Chai Latte

El Chai Latte está muy de moda y tú puedes prepararlo libre de cafeína en casa. Para eso, en lugar de infusionar té negro junto con las especias tradicionales (jengibre, cardamomo, pimienta negra, clavo de olor, nuez moscada, anís y canela), escoge rooibos. Si lo deseas, puedes incluso preparar una infusión solamente de especias, ¡verás qué deliciosa es!

Infusión de menta

Quizás una de las infusiones más conocidas y habituales en los hogares sea la de menta. Su sabor refrescante e intenso resulta una buena ayuda para despertar para quienes desean una bebida caliente libre de teína. Además, puede beberse también fría durante el verano.

Infusión de jengibre

La medicina alternativa recomienda esta infusión para tratar toda clase de molestias, desde respiratorias hasta inflamatorias. ¿Lo mejor? Su sabor picante puede ser lo que necesitas para despejarte y entrar en calor durante los fríos días del invierno ¡y sin aportar teína!

Si el sabor es demasiado abrumador para ti, prueba disminuyendo la cantidad de jengibre y combinándolo con unas rodajas de limón y miel para suavizarlo.

Infusión de romero

Algunos lo llaman el ginseng mediterráneo. Una buena infusión de romero calentita es un gran energizante para empezar la mañana con ánimos. Además, el romero es un gran antibacteriano y tiene muchas otras propiedades para la salud.

Estas son tan solo algunas de las muchas opciones de tés sin teína que puedes degustar. ¡Anímate a probar nuevos sabores!

Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: