Combinaciones clásicas: escaramujo con hibisco

La infusión de escaramujo con hibisco es una de esas combinaciones clásicas que suelen recomendarse frente a la presencia de catarros, gripes o resfríos. De hecho, ambas plantas exhiben una gran variedad de beneficios para la salud.

¿Las has bebido alguna vez? Si bien el escaramujo, o fruto del rosal silvestre, tiene un sabor un poco insípido, el hibisco aporta dimensiones muy interesantes a la infusión como su sabor frutado y ligeramente agrio.

Propiedades para la salud del escaramujo con hibisco

La medicina natural recomienda consumir una infusión de escaramujo con hibisco frente a la presencia de toda clase de malestares y, también, como prevención de enfermedades y del envejecimiento prematuro o como tratamiento de la hipertensión. Pero ¿hay alguna investigación científica que avale esos usos habituales? Veámoslo a continuación.

Aumenta las defensas del organismo

Quizás el principal beneficio de beber la infusión de escaramujo con hibisco sea su efecto sobre el sistema inmunológico. Los escaramujos son ricos en vitamina C (426 mg / 100 g), A y E, tres componentes que contribuirían a aumentar las defensas (1, 2, 3).

Por este motivo, se suele recomendar su consumo durante el otoño (para «prepararnos para el invierno») y ante la presencia de virus y bacterias, o frente a un resfriado o un dolor de garganta.

taza de té de hibisco con una rodaja de limón

Potencial antiinflamatorio

Los expertos en medicina ayurveda sostienen que los escaramujos tienen propiedades antiinflamatorias capaces de aliviar los dolores de cabeza y las molestias articulares.

Ayuda a tratar diarreas

Sin dudas, esta combinación es la mejor para terminar con la diarrea. No en vano se combina los llamados tapaculos (nombre vulgar del escaramujo) con una flor antidiarreica.

Como lees, los escaramujos cuentan con propiedad astringentes, mientras que el hibisco ha demostrado en diferentes investigaciones sus efectos antibacterianos, capaces de combatir bacterias como el E-Coli (4), causante de diarreas y gastroenteritis. Así que ya sabes: la próxima vez que sufras de deposiciones líquidas, prepara esta infusión ¡y listo!

Previene las infecciones de vejiga

La acción antibacteriana del escaramujo, sumada a su función diurética, contribuiría al buen funcionamiento de los riñones y prevendría la aparición de infecciones urinarias.

Contribuye a la pérdida de peso

Tanto el hibisco como el escaramujo son conocidos por sus beneficios para la pérdida de peso. El escaramujo es rico en tilirosida, un componente con funciones antioxidantes que se ha comprobado que ayuda a eliminar grasa abdominal y, por ende, peso corporal.

Por otra parte, al ser una infusión diurética, gracias al hibisco, favorece la pérdida de peso al ayudar a eliminar la hinchazón producida por la retención de líquidos.

Colabora con la producción del colágeno en la piel

La medicina natural señala que consumir hibisco y escaramujo contribuye a la producción de colágeno y, por ello, ayudaría a prevenir el envejecimiento prematuro.

Recordemos que el colágeno es una sustancia que contribuye a la hidratación y elasticidad de la piel (5). A mayor elasticidad e hidratación, menor es la probabilidad de que se produzcan arrugas.

Mejora la digestión

Esta combinación clásica puede ayudarte, además, a digerir mejor los alimentos. Tanto el hibisco como el escaramujo contribuyen a evitar la acidez y las digestiones pesadas. Por otra parte, sus nutrientes favorecen la salud de la flora intestinal.

Cómo preparar la infusión de hibisco y escaramujo

Como la mayoría de las infusiones, prepararla no es difícil pero sí es necesario tomar en consideración algunas cosas como las cantidades a utilizar, la temperatura del agua y el tiempo de infusionado.

Ingredientes

Elaboración

  1. Lleva el agua a ebullición. En este caso, es importante que el agua llegue a temperaturas muy altas para poder extraer así los aceites esenciales del hibisco y del escaramujo.
  2. Agrega las flores de hibisco y los escaramujos (de preferencia frescos para que mantengan mejor sus nutrientes) y tras dos minutos, apaga el fuego.
  3. Deja reposar 5 minutos con la olla tapada.
  4. Cuela y bebe. 
  5. Si lo deseas puedes endulzar con una cucharadita de miel.

Aprovecha las bondades de la infusión de escaramujo con hibisco y aprovecha para fortalecer tu sistema inmunológico. Si el sabor te resulta demasiado sutil, puedes aumentar la cantidad de hibisco o de escaramujo: a mayor cantidad de estos, más intensa la infusión. 

¿Una recomendación? Puedes incorporar también piel de limón o de naranja para cambiar ligeramente el sabor e, incluso, servirla con hielo durante el verano. ¿A qué esperas para probarla?

Fuentes:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3783921/
  2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6162863/
  3. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75072002000100005
  4. https://www.researchgate.net/publication/236141358_In_vitro_antibacterial_activity_of_Hibiscus_rosa-sinensis_flower_extract_against_human_pathogens
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6835901/
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: