Infusionismo
Tés y brebajes para vivir mejor.

¿Té azul o té verde? Descubre las diferencias del oolong.

tetera con té azul oolong

El té azul es un té que causa confusiones. Se produce principalmente en la China, donde es muy popular y apreciado y su método de elaboración incluye una fase de oxidación que varía en intensidad.

Esto hace que dentro del grupo de los tés azules, exista una gran variedad de sabores. A veces, el oolong se acerca a lo que esperaríamos de un té negro, otras, resulta complicada diferenciarlo de un té verde. 


Así, un té azul puede ser floral o frutal, intenso o sutil, dulce, tostado o amaderado. En este artículo, comparamos el té verde y el té azul y vemos qué acerca y qué separa a estos dos tipos de té.

¿Qué es el té azul o té oolong?

El té oolong se elabora, como el resto de variedades, a partir de las hojas de la Camellia sinensis. Se considera un té parcialmente oxidado, ya que durante su elaboración, las hojas pasan por un proceso de oxidación. 

Este modifica sus aroma y sabores y, dependiendo de su duración, aproxima el té oolong a las gamas de sabores de los tés negros (alta oxidación) o al de los tés verdes (baja oxidación).

Diferencias en el sabor: té azul y té verde

Si bien se lo conoce como té azul, el color en taza del oolong va desde el amarillento hasta el verdoso y, lo que es más llamativo, es que el sabor puede variar muchísimo entre un té y otro.

Los aromas del té oolong pueden ser afrutados o recordarnos a los frutos secos o incluso a la madera. Un oolong puede estar a años luz de otro té de la misma categoría. 

Por su parte, el sabor del té verde, debido a su baja oxidación, suele describirse como vegetal. Su astringencia suele ser mayor y tiene ese matiz amargo que lo hace refrescante y vigorizante.

hojas de té azul o de té verde

Diferencias en la producción de té azul y té verde

Si bien tanto el té oolong como el té verde se elaboran a partir de las hojas de la misma planta, el proceso de oxidación al que son sometidas afecta a su sabor y a su aroma.

En el caso del té verde, tras la recolección de hojas, se inicia un breve proceso de oxidación. Este es mucho más corto que en el caso de los tés negros. Para detenerlo, las hojas se “cuecen” levemente. Los chinos suelen usar sartenes o woks, los japoneses, usan el vapor. Después de esto, las hojas pasan por una serie de procesos mecánicos y se enrollan para adquirir la apariencia que todos conocemos.

En el caso de los tés oolong, el proceso funciona de forma un poco diferente. Estos tés se distinguen por pertenecer al grupo de los tés semioxidados y, por ende, se encuentran a mitad de camino entre un té negro y un té verde.

Inmediatamente tras la cosecha comienza el proceso de elaboración del oolong. Para empezar, las hojas se marchitan bajo el sol para luego agitarse dentro de cestas de bambú con el fin de romperlas levemente. Más tarde, se vuelven a colocar bajo el sol para que se oxiden hasta que obtienen un color amarillento con bordes rojizos.

Posteriormente, se utilizan dos métodos para finalizar su elaboración: el más antiguo implica el enrollamiento de las hojas de manera curva, mientras que el segundo las prensa dándole forma de bolas.

En algunos casos, en China, las hojas de té oolong se someten también a un tueste leve. Mientras que en Taiwán, otro de los países productores, el proceso de oxidación es más largo, obteniendo así una variedad más similar al té negro que en el caso del oolong chino.

¿Tiene más cafeína el té azul o el té verde?

No es fácil determinar el contenido de cafeína de los tés, ya que hay muchas variables que pueden afectarlos: el mismo puede variar de una producción a otra, de una marca a otra… 

De hecho, un estudio publicado en Journal of Analytical Toxicology (1) señaló que existe una gran variación de la concentración de cafeína de un té a otro, aún cuando pertenecen a la misma clase.

En líneas generales, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, se calcula que el té oolong cuenta con 16 miligramos de cafeína cada 100 gramos (2) mientras que el té verde aporta alrededor de 20 miligramos cada 100 gramos. Como ves, la diferencia entre ambos, al menos en este aspecto, es mínima.

Recuerda que la cafeína un estimulante pero que el té, a diferencia del café, aporta también l-teanina, un aminoácido que contribuye a generar una sensación de relajación y bienestar. La combinación de ambas sustancias ayudaría a mantener la atención de una manera calmada.

Diferencias en la preparación del té azul

El té verde, debido a su baja oxidación, es sumamente sensible a la temperatura, por lo cual debes prestarle especial atención. 

Una temperatura excesiva hará que se liberen excesivos taninos, haciendo que amargue y habrás echado a perder una buena taza de té. Por ello, se recomienda calentar el agua entre los 70 y 80ºC, pero cuidado: si el agua está demasiado fría, los sabores del té no se desarrollarán correctamente.

En cambio, para el té oolong necesitas el agua un poco más caliente pero sin llegar a ebullición, entre unos 90 y 100ºC sería ideal.

Diferentes propiedades para la salud

sirviendo té azul

Las propiedades adelgazantes del té

El consumo de té se ha popularizado en los últimos tiempos por ser una bebida sabrosa y sana con la que complementar las dietas para perder peso.

El tema es todavía sujeto de estudio y no existe consenso en la comunidad científica. Uno de los factores estudiados y relacionados con las propiedades adelgazantes del té, especialmente del verde, es su alto contenido en catequinas.  Estas sustancias, en combinación con la cafeína, ayudaría a la quema de grasas. Un buen ejemplo es un estudio llevado a cabo en Taiwán, que  señaló que quienes bebían té verde de manera habitual evidenciaban un menor índice de grasa corporal (3,4).

El té azul, por su parte, también es utilizado desde hace muchísimos años con la misma finalidad por la medicina tradicional china. Diversos estudios han concluido que el consumo habitual de oolong ayudaría a acelerar el metabolismo, gracias a sus polifenoles (5, 6).

Lamentablemente, a día de hoy, no existen investigaciones que comparen ambos tés para determinar cuál tendría el mayor efecto adelgazante.

El poder de los antioxidantes del té

El té, en todas sus variedades, es una buena fuente de antioxidantes. Estas moléculas luchan contra los nocivos radicales libres, previniendo el desarrollo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso, el cáncer. Además, estos compuestos ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro.

Particularmente, un estudio realizado en Beijing demostró que el té verde reduce las concentraciones de colesterol LDL (colesterol “malo”) (7) en sangre, uno de los principales marcadores de riesgo de enfermedades cardiovasculares (8). El Departamento de Salud y Ciencias Ambientales de la Universidad de Kyoto, por su parte, señaló que tanto el té verde como el oolong disminuirían el riesgo de mortalidad por estas enfermedades.

Diversos estudios han sugerido que tanto el té verde como el oolong tienen propiedades antidiabéticas que ayudarían a mejorar los niveles del azúcar en sangre (9, 10). Si nos referimos al cáncer, los datos no son concluyentes aunque se cree que los antioxidantes tanto del té verde como del azul ayudarían a evitar el crecimiento de células tumorales (11, 12).

En definitiva, el té verde y el azul comparten los beneficios para la salud, dado que comparten la misma materia prima, nuestra conocida Camellia sinensis, el árbol del té. Sobre el sabor, a veces te costará diferenciar un oolong de un té verde, pero bueno, la verdad es que puede suponer un reto hasta para los paladares habituados.

Cierra los ojos, disfruta de tu taza e identifica los matices de cada sorbo. 


Fuentes:

  1. https://ast.wikipedia.org/wiki/T%C3%A9_verde#T%C3%A9s_verdes_chinos
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/T%C3%A9_oolong
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12972679
  4. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0031938410000703#
  5. https://pdfs.semanticscholar.org/a6b5/e93565d1a9841f7e2884c474168ee29c520d.pdf
  6. https://academic.oup.com/jn/article/131/11/2848/4686734
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21715508
  8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19996359
  9. https://bmcpharma.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-2210-4-18
  10. https://www.webmd.com/vitamins-and-supplements/oolong-tea-uses-and-risks#1
  11. https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/diet/tea-fact-sheet
  12. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29750437
Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: