Descubriendo la riqueza del té indio

Si hablamos de grandes países teteros, necesariamente saldrán en la conversación la China, Japón y, desde luego, la India. 

Anteriormente, te hemos contado que la India es el segundo productor de té a nivel mundial. De hecho, según las estadísticas del Comité Internacional del Té, entre China e India producen el 60 % del té a nivel mundial. Impresionante, ¿verdad?

Nos hemos propuesto crear una pequeña guía del té indio para que conozcas sus orígenes, sus variedades y puedas escoger cuál degustarás primero.

El té en India

Como siempre que hablamos de la historia del té, algunos datos se pierden en la historia. Las primeras menciones sobre el consumo de té en India se encuentran en escritos de los años 750 a 500 a.C.

Esto es bastante lógico si se tiene en cuenta que la Camellia sinensis, la planta del té, crece de manera silvestre en este país. Por este motivo, es sencillo creer que los habitantes locales la pudieron haber descubierto y consumido desde antes del nacimiento de Cristo.

No obstante, las referencias al consumo de té desaparecen alrededor del año 500 a. C. y no se vuelve a hablar del tema hasta el siglo I, cuando se rescatan historias sobre los monjes Budistas y sus reuniones con el té como bebida emblemática.

Si bien las investigaciones han señalado que el té se cultiva en India desde hace siglos, la comercialización del mismo es bastante más contemporánea. Recordemos que Inglaterra importaba el té desde China a través de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales.

Cuando esta compañía llegó a India, los terrenos se transformaron en enormes cultivos de té y nació, así, la exploración comercial del mismo. De hecho, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales comenzó hacia 1820 la explotación del té a gran escala en la provincia de Assam.

Un punto interesante a mencionar es que a pesar de ser el segundo productor de té a nivel mundial, casi un 70 % de la producción se consume dentro de India. Es decir que el té es, en este país, una expresión cultural y tradicional.

plantación de té con montañas de fondo en la India

Las regiones productoras de té en India

El té indio recibe el nombre de la región donde se produce. Entre las principales regiones productoras, se encuentran:

También, existen algunas zonas que producen té pero en menor escala, como Uttarakhand, Manipur, Sikkim o Bihar.

Variedades de té indio

El té indio es tradicionalmente negro. De hecho, las variedades que más conocemos en Occidente son el Assam y el Darjeeling. No obstante, en las últimas décadas, algunos productores indios han comenzado a elaborar, también, té verde, oolong y blanco. Veamos, a continuación, algunas de sus principales variedades:

Té negro Darjeeling

El té negro Darjeeling es considerado uno de los mejores del mundo. Cultivado cerca del Himalaya, entre los 600 y los 2.000 metros de altura, las condiciones meteorológicas de la zona influyen en su aroma, sabor y calidad.

Su nombre proviene, como ya te adelantamos, de la zona donde se produce. Ahora bien, ¿sabías que al tratarse de un té tan famoso y valorado existen muchas falsificaciones del mismo? Como lees, el té también se falsifica, así que ten cuidado si deseas probarlo y asegúrate que cuenta con la Indicación Geográfica (el equivalente a la Denominación de Origen Protegida de España).

Se trata de un té intenso con notas florales que se ve de color ámbar en taza y tiene cierta astringencia en boca. No obstante, ten en cuenta que la época de la cosecha del té influye bastante en su sabor. Así, los cosechados en primavera serán más florales que los del verano (ligeros toques de nuez moscada) o en otoño (deje picante).

Té blanco Darjeeling

Si bien la región destina la mayor parte de sus hojas a la producción de té negro, también es posible obtener un té blanco maravilloso y de gran calidad, con aromas a moscatel y frutos secos.

Té negro Assam

En la región Assam, se cultiva la planta Camellia sinensis var. Assamica, una variedad especial que, curiosamente, crece a nivel del mar. Sus hojas son más grandes que las de la variedad china (Camellia sinensis var. Sinensis) y tienen un aroma con un toque de cacao que le da un sabor diferente y muy especial al té de la zona.

Las infusiones de Assam destacan por su color oscuro en taza, su cuerpo rotundo y su sabor intenso. Por este motivo, el té Assam se suele incluir en diferentes blends, como el famoso English Breakfast, o como base del Té Chai.

Té verde de Assam

Si bien la mayor parte de la producción de la región se destina a la elaboración de té negro, una pequeña proporción vive para hacer té verde. El mismo tiene, en general, un sabor y un aroma suaves, con baja astringencia.

Té negro Nilgiri

Como la mayoría del té en India, el Nilgiri se cultiva a gran altura, específicamente entre los 1.000 y los 2.500 metros de altura en la zona que le da nombre. El clima de la región es tropical y, por ende, los cultivos de té se desarrollan particularmente bien, obteniendo producciones más grandes que en otras zonas de India.

En cuanto a tu sabor, se trata de un té sabroso, con toques de eucalipto, limón o menta.

Té negro Sikkim

Esta región próxima a Darjeeling y a la frontera con China da lugar a un té dulce y frutal, en el que se pueden apreciar notas de albaricoque y melocotón. En taza, se observa de un color ámbar intenso.

Si te estás preguntando cuál de estos tés probar, aquí no encontrarás la respuesta ya que, como grandes amantes del té que somos, creemos que todas las variedades tienen notas interesantes. Así que ya sabes: ¡a probarlos todos!

Antonella Grandinetti
Antonella Grandinetti

Redactora creativa todoterreno y mamá por tres. Disfruto leyendo y escribiendo desde artículos hasta novelas. Me apasiona viajar y pasar tiempo soñando despierta con mis peques. Amante del mate y el té.

Lee más sobre el mundo de los tés: